La temperatura subirá 3,3 grados este siglo en Viveiro y lloverá un mes menos al año

Un estudio del CSIC proyecta en la provincia más días de calor y descenso de los días de lluvia

.

lugo / la voz

La Oficina Española de Cambio Climático, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, dispone de un mapa interactivo de la Plataforma sobre Adaptación al Cambio Climático (Adaptecca) que predice las condiciones meteorológicas de cualquier municipio de España hasta el año 2100.

Esta herramienta, que se puede consultar en la web, fue elaborada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y sus resultados son bastante elocuentes sobre el actual cambio climático.

Analizando los datos, se podría generalizar que la temperatura media aumentará sobre los 4 grados desde el 2006, cuando comenzaron la toma de datos, y hasta el final del siglo. Suben tanto las medias de las máximas como de las mínimas (ver tabla adjunta). El aumento de las temperatura será más acusado en el sur de la provincia lucense.

Para que se pueda comprobar el cambio que anuncia esta plataforma científica, solo en Lugo capital la temperatura media de las máximas del invierno pasará de los 7,89 grados del 2006 a los 11,36 que se prevé para el año 2100. Por su parte, para el verano se pasa de los 20 grados del 2010 a los 26 grados previstos para el 2090.

Otras cifras que demuestra un aumento de las jornadas calurosas para el centro de la provincia es que para el 2020 se estipula 0,5 días con una temperatura mínima que supere los 20 grados, cuando para final de siglo XXI se prevén hasta siete jornadas con mínimas mayores a 20 grados. También son relevantes las etapas de olas de calor, pasando de los 8,5 días del 2010 a los casi 29 días para final de siglo.

Los investigadores del CSIC realizaron este mapa en base a modelos globales del clima que analizan elementos como la atmósfera y el océano, y a partir de los resultados pueden simular el futuro, que en el caso de la península será de calentamiento global. Con estos resultados desde el Gobierno pueden evaluar impactos, períodos de vulnerabilidad y necesidades para adaptarse al cambio climático, en coordinación con el resto de administraciones.

Porque el mapa que elaboraron los científicos del CSIC no solo predice un considerable aumento de las temperaturas medias (por ejemplo el otoño de Lugo ciudad pasará de los 15,4 grados de hace una década a los 21,1 grados de final de siglo, casi seis grados más), sino que también los episodios de olas de calor irán en aumento y a la vez bajará el número de los días con precipitaciones.

Menos jornadas lluviosas

En el caso de la capital lucense el escenario es de una media de 173 días con lluvias en el 2010 a los 133 previsto para el 2100. Si esto se cumpliese, durante casi dos tercios del año no caería ninguna gota de lluvia en la ciudad. En el caso de Monforte la previsión es aún peor, desde los 141 días con precipitaciones del 2006 a los 117 del 2090. También se acusa un decenso de jornadas de lluvia en Viveiro, pasando de los 183 días del 2010 a los 151 previstos para el 2090.

El mapa interactivo también analiza valores como humedad relativa y velocidades del viento para los próximos 80 años.

Siete décadas ya de cambios constatados

Las series históricas que ofrece el mapa elaborado por el CSIC ya constatan el cambio climático en lugares como Lugo, donde en 1960 tenía una media de máxima temperatura de 13,28 grados, frente a los 14,41 del 2000 o los 14,6 previstos para el 2020. También en el número de días con precipitaciones, pasando de las 174 jornadas que se registró en 1960 a las 167 del 2020 o los 133 días que se estipulan para el año 2100. En definitiva una tendencia desde mediados del siglo XX que marca que vamos hacia un clima más cálido y con menos precipitaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La temperatura subirá 3,3 grados este siglo en Viveiro y lloverá un mes menos al año