Atribuyen al miedo a identificarlo las dificultades para detener al agresor de un mayor en Ribadeo

El septuagenario fue hospitalizado, pero su mujer fue el único testigo que señaló al veinteañero apresado

.

ribadeo / la voz

Más de un mes ha pasado desde que un joven agredió a un septuagenario en un céntrico parque de Ribadeo. Después de una investigación que fuentes conocedoras del caso definen como «moi complexa», la Guardia Civil detuvo al presunto autor, un veinteañero al que acusan de un delito de lesiones graves.

La mujer del agredido fue el único testigo que identificó al joven ante las fuerzas de seguridad, pese a que había más y a que el incidente dio mucho que hablar en Ribadeo por la hora y el lugar donde ocurrió. Fuentes solventes aseguran que ninguna de las otras personas que pudieron ver lo que ocurrió quiso señalar oficialmente al supuesto autor. Como hipótesis, lo atribuyen al miedo a posibles represalias.

El septuagenario denunció la agresión después de salir del Hospital da Costa, donde fue operado de la rotura de la cabeza del fémur. Fue una de las consecuencias del golpe que recibió en la cara el pasado día 4 de julio, cuando acabó tirado en el suelo y sangrando, en el parque situado frente a la casa consistorial de Ribadeo. Lo golpeó uno de los miembros de una pandilla que circulaban en bicicleta por la zona. Él había mediado en la discusión que se entabló cuando uno de los miembros de la pandilla se encaró con su mujer porque les había pedido que circulasen con precaución.

La Guardia Civil lo acusa de un delito de lesiones graves

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Atribuyen al miedo a identificarlo las dificultades para detener al agresor de un mayor en Ribadeo