A oscuras por el sendero peatonal entre Seiramar y Sacido

Usuarios se quejan, y el Concello dice que el alumbrado se estropea con mucha frecuencia


VIVEIRO / LA VOZ

«A tientas o con linternas, con dificultades y sin seguridad, desde que se pone el sol hasta el amanecer». Así caminan los usuarios del sendero peatonal que bordea la costa de Viveiro, entre la playa de Seiramar, al lado de la de Covas, y la de Sacido. Se quejan públicamente y piden al Concello que repare el alumbrado. El problema no es nuevo y se repite a lo largo de los años con las luces empotradas en el murete, explica la alcaldesa María Loureiro.

«Por la humedad», las lámparas que alumbran tenuemente la senda «se estropean y se funden continuamente; de cada poco va el electricista allí, porque nos están dando problemas continuamente», reconoce la regidora. Aparte de por las propias características de una instalación eléctrica situada a orillas del mar, el Concello también detectó otras veces que esas luces empotradas habían sido rotas aposta.

Además de intentar arreglar las que están deterioradas, la alcaldesa anuncia que en el Concello «estudiamos la posibilidad de poner farolas nuevas en los tramos donde no las hay».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

A oscuras por el sendero peatonal entre Seiramar y Sacido