La renovación en la Diócesis llega ahora al cabildo catedralicio

En la catedral mindoniense el cabildo está presidido ahora por Pedro Díaz Fernández


ferrol / la voz

El proceso de profunda renovación de la cúpula diocesana impulsado por el Obispado de Mondoñedo-Ferrol va a vivir un nuevo capítulo el viernes. Un capítulo, además, especialmente significativo. Se trata de la elección del presidente, del fabriqueiro (en la práctica, el responsable de la economía de la basílica) y del secretario del cabildo catedralicio. Cargos que en la diócesis ferrolano-mindoniense, que cuenta con dos sedes -hasta el obispo ha de dividir su tiempo entre su despacho de Ferrol y su despacho de Mondoñedo-, son un tanto peculiares, puesto que a día de hoy ya resulta poco menos que imposible que un canónigo catedralicio no tenga más responsabilidad que esa.

Así, y son solo algunos ejemplos de integrantes de ese cabildo, Antonio Rodríguez Basanta es el vicario general de la diócesis, Ramón Otero es el rector de la concatedral ferrolana -párroco de San Julián-, Félix Villares es el responsable de Patrimonio de la Diócesis y el director de sus archivos históricos, y Xoán Xosé Fernández es el vicario judicial diocesano, además de ecónomo del Obispado.

Patrimonio de la Humanidad

En la catedral mindoniense, que ha sido declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, el cabildo está presidido ahora por Pedro Díaz Fernández, bajo cuyo mandato se acometieron importantes obras de restauración del templo y se le dio un nuevo y decisivo impulso al museo de la basílica.

Tras el fallecimiento de monseñor Cal Pardo, prelado de honor de Su Santidad el Papa y último deán vitalicio de la catedral mindoniense, el presidente del cabildo que elijan el próximo viernes los canónigos, será deán, también.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La renovación en la Diócesis llega ahora al cabildo catedralicio