Cada vez más mariñanos son víctimas de estafas en las ventas online de segunda mano

Los estafadores utilizan plataformas de anuncios completamente legales

.

La venta de objetos de segunda mano en Internet está convirtiéndose en un auténtico quebradero de cabeza para la Policía Nacional. El número de denuncias por estafas por intercambios entre particulares ha crecido de manera exponencial en los últimos meses, con todo tipo de objetos, desde ordenadores a bicicletas. Fundamentalmente, con dispositivos tecnológicos. Los timados están acostumbrándose a presentar denuncia aunque el precio no sea demasiado elevado.

En los últimos años se ha extendido por toda España una técnica que consiste en utilizar una web totalmente legal (Milanuncios.com) para arrendar pisos de lujo a precios tirados, a través de plataformas que tratan de revestir de legalidad. En A Mariña lucense, donde las denuncias por supuestas estafas son cada vez más habituales, se han dado varios casos. Además, también se sabe de mariñanos que, reticentes, no picaron el anzuelo, pero sí advirtieron a través de las redes sociales de sus sospechas respecto a supuestas prácticas fraudulentas.

Consumada la estafa, esclarecerla no resulta sencillo. Dependerá, en gran medida, de a dónde pertenezca la cuenta en la que se realiza el ingreso. Si es española, no resulta difícil de rastrear. Si es extranjera, la cosa cambia. Si encima no se realizara una transferencia bancaria sino un giro a través de las grandes compañías internacionales, entonces se convierte en casi imposible.

Trucos para protegerse

Hay trucos sencillos para tratar de protegerse. Evitar esas cuentas o formas de pago inseguras es la primera. La segunda consiste en tener perspicacia. Comparar los precios del producto en varias plataformas, ver si esa foto aparece en otros anuncios y revisar el lenguaje que se utiliza. Si tiene faltas de ortografía o una sintaxis extraña, que podría responder a un traductor de Google de otro idioma, hay que sospechar.

Los especialistas de la Policía Nacional reconocen que la venta por Internet se ha disparado en los últimos años y con ello los delitos asociados a estas operaciones. Suelen ser por compraventas dinámicas entre particulares por productos de segunda mano. Es mucho más complicado que suceda en tiendas virtuales.

Los anuncios falsos aparecen, casi siempre en páginas web totalmente legales. La Policía explica que pueden estar en páginas de uso frecuente como Amazon o Aliexpress, con un gran volumen de transacciones al año. Para protegerse de estos timos, que muchas veces son en productos de escaso valor, la mejor alternativa es leer las opiniones y las valoraciones de los vendedores y sospechar de los que son totalmente nuevos.

El perfil del estafador alquilando pisos: un hombre de negocios que ha tenido que irse al extranjero

También hay que estar atento a las estafas en pisos. En este caso, la mejor recomendación ?así lo indican desde la Policía Nacional? es recelar de los chollos y comparar siempre antes de lanzarse.

Yurena Martínez y Sara Retuertos, las dos trabajadoras de Unidad de Delitos Económicos y Tecnología de la Policía Nacional en Avilés, fueron las primeras en rastrear este tipo de engaños en Asturias. Explican que un socio llegó a la oficina después de ver en Internet un piso en alquiler en una buena zona de la ciudad, amueblado de lujo y a un precio de risa: 300 euros. Como conocía la zona se pasó por allí y vio que las ventanas no coincidían con las de la foto. Después, comprobó cómo de Milanuncios.com era redirigido a una plataforma que simulaba ser Airb&b, la web de alquileres turísticos, que era el lugar donde se tenía que hacer el ingreso. Todo era falso.

El estafador, para vestirlo de realidad, simula una historia. La dirección es real y suele contar que ha tenido que irse al extranjero, de manera temporal, por motivos de trabajo. Como ha sido algo precipitado, ha dejado el piso montado a su gusto, para que no suene extraño la calidad del mobiliario. Aunque deja un número de teléfono, está apagado. Los justifica por su estancia en el extranjero. Pero sí que responde por correo. Siempre es un ingeniero, abogado o arquitecto que solo quiere cubrir los gastos porque no necesita el dinero.

También hay que recelar cuando las respuestas son muy formales y sin letra ñ, ya que utilizan un teclado extranjero, y cuando el texto tiene errores típicos de un traductor automático, como los tiempos verbales.

Votación
9 votos
Comentarios

Cada vez más mariñanos son víctimas de estafas en las ventas online de segunda mano