Ahorran un año para el Resurrection, al llegar los detienen y ahora los juzgan por trapichear

La fiscalía bajó de 4 a 3 años la pena que pidió ayer en Lugo para los 2 acusados


lugo / la voz

Un año ahorrando para disponer del dinero que le permitiese pasárselo bien, según su peculiar criterio, en el Resurrection Fest de 2015 y, apenas puso los pies en Viveiro, antes incluso de sacar el abono, la policía lo detuvo acusado de tráfico de drogas. El asturiano de 34 años, que ayer fue juzgado en la Audiencia de Lugo junto al amigo de 35 detenido con él, reconoció la posesión de las drogas que llevaba encima, pero para consumo y no para vender. La fiscala empezó pidiendo cuatro años de prisión para cada uno, pero los rebajó a tres, y para el que menos estupefacientes tenía solicitó una pena inferior.

Sentado en el banquillo de los acusados, el que pillaron con más droga (6,678 gramos de heroína y 16,295 gramos de cannabis) explicó que al acabar el Resurrection 2014 empezó a ahorrar para la del 2015. Pequeñas cantidades. Cobra una pensión de 420 euros, y le ayudan sus padres. La droga la compró, según dijo, en su pueblo, en Entrego (Asturias). Hasta Asturias se desplazó el otro acusado, que reside en Valladolid. Él está casado, tiene empleo estable cuidando los caballos de una empresa de turismo ecuestre. Incluso hace frente a una hipoteca. Ambos se desplazaron a Viveiro en la furgoneta del residente en Asturias, conducida por el acusado domiciliado en Valladolid.

Al llegar a la explanada de la lonja aparcaron. A uno se le cayó la heroína que pensaba fumar y, cuando se percató, volvió a por ella y la encontró aplastada por un coche. Dos policías de paisano estaban alerta para prevenir el tráfico de estupefacientes, y les llamaron la atención los movimientos de los dos acusados. A ellos se dirigieron los agentes, diciéndoles si podían abrir la furgoneta porque, según los acusados, se había producido un robo.

Los policías reconocieron que colaboraron. Bajo la alfombrilla del conductor encontraron 6,678 gramos de heroína y 130 euros en distintos billetes. El hombre residente en Asturias reconoció que esa droga era suya, al igual que los 16,295 gramos de cannabis encontrados entre sus efectos personales. En su cartera había 275 euros, en billetes de 20 euros, 10 y cinco euros. En la mochila del otro acusado había 0,555 gramos de heroína y 4,212 de cannabis. Él aseguró que solo consume drogas tres o cuatro veces al año: «De lo único que soy culpable es que de vez en cuando me drogo». El asturiano es toxicómano desde los 17 años y ha tratado de desintoxicarse varias veces.

El juicio que se celebró ayer en la Audiencia Provincial de Lugo ha quedado visto para sentencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Ahorran un año para el Resurrection, al llegar los detienen y ahora los juzgan por trapichear