O Vicedo no encuentra ni un socorrista y deberá renunciar a su bandera azul

Ofreció seis empleos varias veces, pero solo pudo encontrar a tres candidatos; dos se decantaron finalmente por trabajar en Viveiro y Xove, y el tercero al verse solo renunció

.

o vicedo / la voz

La escasez de socorristas se ha convertido en los últimos años en un verdadero quebradero de cabeza para muchos alcaldes. Ante esta carestía de nada le ha servido al regidor ribadense, Fernando Suárez, aumentar en unos cien euros mensuales el sueldo que se ofrecía. En Ribadeo también han quedado plazas vacantes. Es una situación que se repite cada verano y que en algunos municipios se evidencia de forma significativa. Es el caso de O Vicedo, donde no han logrado contratar a ni un solo socorrista de los seis que pretendían. La consecuencia inmediata para el Concello es que, si no se remedia esta situación en cuestión de horas, algo altamente improbable como reconocía ayer el alcalde, Jesús Novo, el Ayuntamiento deberá renunciar a la bandera azul otorgada por Adeac a la playa de Xilloi. No es algo nuevo en O Vicedo. Ya lo tuvieron que hacer el año pasado, para evitar que se la retirasen por falta de socorristas, cuando solo lograron mantener a dos.

En O Vicedo han explorado todas las posibilidades para evitar esta situación. Solicitaron en varias ocasiones al Inem listas de candidatos para optar a los empleos (en los contratos subvencionados por la Xunta, como es el caso, es preciso estar desempleado) y llegaron a seleccionar a tres socorristas. Pero uno finalmente se decantó por trabajar en Viveiro; otro en Xove, y el tercero que quedaba renunció al empleo al verse solo.

Así lo explicaba Jesús Novo: «Penso que xa van tres seleccións, e non damos encontrado xente, así que non nos quedará máis remedio que renunciar á bandeira azul, como tivemos que facer o ano pasado. O rapaz que vive en Viveiro, loxicamente, se ten traballo alí de socorrista, pois entendo que elixa esa opción. E do Vicedo non hai socorristas».

Novo se mostraba un tanto perplejo por esta situación: «Unha cousa é non pedir a bandeira azul e outra ter que renunciar a ela unha vez que a obtiveches. Vou esperar ao luns, a ver que pasa, pero tres socorristas vai ser imposible xuntalos e necesitamos tres, porque dous teñen que estar sempre na praia e o outro fai falta para cubrir as quendas e vacacións. Así que penso que teremos que renunciar á bandeira azul», añadió Novo.

La resignación es obligada: «Non podemos facer outra cousa. Vamos á oficina de emprego e non interesa o traballo porque se presentan en outros sitios que lles quedan máis preto da casa. E o que cobran é mais ou menos o mesmo en todos lados (los salarios rondan los 1.100 euros brutos, dos meses, con las pagas extras prorrateadas). Chamamos incluso a xente de Lugo, da que nos dixeron en outros concellos, pero non hai maneira», apuntó Novo.

No interesa

En el caso de O Vicedo, el problema no es tanto de seguridad como de verse obligado a prescindir de un servicio cuando disponían de la subvención para seis contratos. «Temos praias tranquilas. Non lembro ningún caso de morte por afogamento no mar, pero loxicamente, é mellor que haxa socorristas. Non tanto polo risco como para prestar un servizo, por picadas de escarapotes, cortes... Pero é o que hai. Os candidatos que atopamos, chaman, din que non lles interesa, e listo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

O Vicedo no encuentra ni un socorrista y deberá renunciar a su bandera azul