Dudas sobre quién debe dar la orden de precintar grutas y arcos de As Catedrais

A falta de dos semanas para exigir entrada se ignora qué se podrá visitar en la playa


RIBADEO / la voz

A falta de menos de dos semanas para que se ponga de nuevo en marcha el control de acceso en la playa de As Catedrais (del 1 de julio al 31 de septiembre habrá un tope diario de 4.812 entradas) se sigue ignorando si los visitantes podrán acceder a las cuevas, grutas y a los famosos arcos, el lugar más icónico y fotografiado del monumento natural. Es así porque Xunta y Ministerio de Medio Ambiente parecen discrepar sobre a quién corresponde tomar la decisión.

A raíz del fatal accidente que sufrió una joven vallisoletana, Irene Baladrón Zorita, el pasado 31 de marzo, cuando perdió la vida tras golpearle en la cabeza una piedra que se desprendió de una de las grutas, las diferentes administraciones se reunieron para decidir qué medidas tomar. A mediados de mayo, en una reunión en Lugo, el coordinador del grupo de investigadores de la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidade da Coruña, el profesor Luis Medina, presentó el informe preliminar a los responsables de las Consellería de Medio Ambiente, Costas del Ministerio de Medio Ambiente y el Concello de Ribadeo sobre las condiciones geotécnicas del monumento natural. Era un estudio inicial (el definitivo se apuntó que estaría listo en octubre), pero como conclusión inicial se recomendaba evitar el tránsito por las cuevas, pasillos y grutas porque existe el riesgo de desprendimientos de piedras.

A la vista del informe, la Xunta pidió a Costas que prohibiese el acceso a estas zonas.

Pero la respuesta del Ministerio de Medio Ambiente no fue la que esperaban desde la Xunta, pues indicó que Costas no es competente para ello y que la decisión debe tomarla la comunidad autónoma. De ello hace más de dos semanas, pero de momento la Xunta sigue sin pronunciarse. Parece como si nadie quisiese cargar con la responsabilidad y con lo que ello conlleva.

En su respuesta, la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, dice que solicitó a la Abogacía del Estado un informe sobre las competencias en materia de seguridad de las personas en zona de dominio público marítimo terrestre, de cara a dar respuesta a la solicitud de la Xunta sobre As Catedrales. Y «no somos competentes», fue su respuesta. No solo eso, sino que responsabiliza al Concello de «velar por el cumplimiento de las instrucciones y normas dictadas por las Administraciones competentes, debiendo acordar las medidas necesarias para garantizar la seguridad y salvaguardia de las personas en las zonas de uso público, pudiendo ser, entre otras, el cierre de los accesos por cuestiones de seguridad y prevención». Este argumento no convence al alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, que siempre ha sostenido que As Catedrais excede la capacidad del Concello y que solo puede garantizar el servicio de socorrismo.

Los ofrecimientos a colaborar se mantienen a la espera de ver qué paso da la Xunta

A falta de 13 días para que comience julio, la postura del Ministerio es que corresponde a la Xunta dictar las normas de seguridad en la playa y al Concello de Ribadeo hacerlas cumplir. Y en tanto, los días pasan y nada se hace.

Llamadas a la colaboración

Como viene siendo habitual, todos se ofrecen a colaborar, pero nadie, al menos por el momento, toma decisiones. El próximo 1 de julio, la empresa a la que la Xunta de Galicia privatizó la gestión del acceso a la playa comenzará su labor, sin saberse a estas alturas qué se podrá visitar ni cómo se gestionará el monumento natural.

En todo caso, es de suponer que en cuestión de días, quizás esta misma semana, el dilema sí se aclare.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Dudas sobre quién debe dar la orden de precintar grutas y arcos de As Catedrais