¿Es posible que el pequeño comercio de Viveiro se adapte a la venta en Internet?

Pocos negocios de la ciudad del Landro han comenzado a vender sus productos a través de la Red

.

viveiro / la voz

Bien entrado el 2018, Internet y las redes sociales lo inundan prácticamente todo, pero ¿pasa el futuro del pequeño comercio de Viveiro por las opciones que tenga de adaptarse al comercio electrónico? En ese debate hay opiniones para todos. Algunos consideran que no prestar atención a un fenómeno que está cambiando la sociedad significará la muerte del comercio tradicional. Otros, en cambio, señalan que los negocios que ofrecen servicios «directos», como ópticas, peluquerías o centros de estética, entre otros, existirán siempre, y apuntan que las mayores dificultades residen en los sectores del textil y el calzado, donde la competencia de las multinacionales y el comercio on line es feroz. Otros van más lejos y defienden que estos negocios sobrevivirán siempre y cuando se especialicen y garanticen servicio, calidad e inmediatez. Sea como sea, a estas alturas sobran dedos de una mano para contar los comercios de Viveiro que venden a través de Internet.

«Gente que Valencia emperrada en un artículo lo encontró en mi tienda»

Personas que viven en Madrid, Valencia o Barcelona se han convertido en clientes de Oxígeno Surf Shop, uno de los pocos negocios asociados al Centro Comercial Histórico de Viveiro que ya tiene en marcha una pasarela de comercio electrónico. «Vamos a estrenar una nueva página web (www.oxigenosurf.com) para conectar el stock que tenemos en la tienda física con la tienda on line, de forma que si vendemos una unidad podamos darla de baja en los dos sitios a la vez. Sino, a nivel de gestión es una locura, y a veces se cometían fallos a nivel de estocaje. Por ejemplo, prendas que estaban muy de moda y que la gente demandaba a través de Internet, pero que cuando las pedían ya se habían vendido en la tienda física», expone el propietario del negocio especializado en ropa, calzado y accesorios de surf y skate para hombre, mujer y niño.

-¿Qué perfil tienen sus clientes «on line»?

-Suele ser gente de mediana edad que está buscando algo muy específico, no lo encuentra en su localidad, y controla las redes sociales y el tema Internet. He tenido como clientes a gente que estaba emperrada en un artículo y lo encontró en mi tienda porque en su zona no lo había.

-¿A qué productos se refiere?

-A ediciones especiales de ropa de surf y skate, o tablas de surf y skate. Artículos muy específicos y difíciles de conseguir por los canales habituales. Y falta de stock a nivel de multinacionales. Por ejemplo, la talla 37 de un tenis Adidas que en la web de Adidas no queda y que al final encuentran en mi tienda.

-¿Cómo influye el comercio electrónico en el comercio local?

-Viveiro tiene 17.000 habitantes; con la gente de los alrededores podemos llegar a unos 90.000; pero con Internet te abres a millones a clientes. El primer verano, la venta on line se convirtió en un 10% de mi negocio.

«Para el comercio ‘on line’ tenemos contratada a una persona y a una empresa externa que nos hace trabajos»

La sociedad y los hábitos de consumo actuales poco o nada tienen que ver con los que había en 1955, el año en el que abrió en Viveiro la zapatería Albo. Más de seis décadas después, Horacio Albo (hijo de los fundadores), dirige Albo Zapaterías, un negocio que sigue calzando a viveirenses y mariñanos, pero también a gente de Sevilla, Barcelona e incluso otros países europeos. Es la ventaja de vender a través de Internet. «En el escenario actual hay que mirar al presente y al futuro porque el pasado es pasado, y hoy es fundamental estar en los dos canales: el de la tienda física y el de la tienda on line. Por eso tenemos un departamento con gente trabajando ya en ese comercio, que tiene unas circunstancias y unas necesidades distintas del comercio físico», destaca el empresario del calzado. -¿Cuándo decidieron dar el salto y empezar a vender por Internet?

-Llevamos varios años con el tema del comercio electrónico, pero lo teníamos en pruebas. Después de analizar el fenómeno de Internet, hay quien ve amenazas y hay quien ve oportunidades. Personalmente creo que hay algo de las dos cosas, pero hay que buscar la oportunidad. Y desde ese planteamiento hace un año decidimos dar un paso más y abrir un canal de forma profesional.

-¿De qué manera organizan la tienda «on line»?

-Le damos mucha importancia a las redes sociales porque el 95% de los usuarios de Internet tiene una red social. E igual que para el comercio físico hay que contratar a un escaparatista, un profesional, para el comercio on line tenemos una persona contratada y una empresa externa que nos hace trabajos. El comercio siempre tuvo cambios y sigue y seguirá evolucionando.

-¿Qué ventajas tiene para un comercio local la venta en la Red?

-Te da un «7/24»: es decir, la posibilidad de vender 7 días a la semana las 24 horas. La gente no tiene necesidad de desplazarse y puede consultar nuestro catálogo. Ahora recibimos muchas más llamadas porque en Internet a veces hay problemas, y a la gente le gusta que haya una tienda física que dé soporte profesional a la tienda on line. Hay que darse cuenta que no es lo mismo comprar a través de una foto. No es lo mismo ver una piel o un forro que tocarlo, o notar un calce. Los precios hoy están estandarizados, pero el consumidor final sabe muy bien el producto que quiere, y entra en la Red buscando un modelo concreto que nosotros podemos tener en estocaje.

-¿Pueden convivir ambos modelos o uno matará al otro?

-A mí modo de ver, la compra on line (www.albozapaterias.com) nunca será igual que en una tienda física, pero es indiscutible que los dos canales tienen cosas positivas y que los dos tienen un perfil de cliente. A unos les gusta más un tipo de compra, pero otros tienen otras necesidades o un estilo de vida diferente, se trata de dar servicio a todos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Es posible que el pequeño comercio de Viveiro se adapte a la venta en Internet?