Una panadería de Mondoñedo busca fincas para cosechar trigo del país

Quiere tener garantizado el cereal cuando sus proveedores abandonen la actividad


MONDOÑEDO / LA VOZ

Además de comprar molinos de cereal eléctricos y de piedra granítica, Panadería Rubal de Mondoñedo también busca fincas en la comarca para cosechar trigo del país, principalmente las variedades de trigo callobre y tremesiño. Esta empresa mariñana ha dado los primeros pasos en busca de tierras de cultivo para sementar su propio cereal y tener garantizada la producción de trigo que necesita para elaborar pan y otros productos, ya que parte de sus proveedores se jubilan y en breve dejarán de cosecharlo. Además, desde la empresa quieren contribuir a fomentar este cultivo que gozó de gran importancia pero que con el abandono de la zona rural ha perdido fuelle: «A xente vaise facendo maior, o motivo principal do abandono das terras», explica Waldo González-Redondo, responsable de la empresa.

Desde la panadería ya han comenzado a buscar fincas para sembrar trigo con la vista puesta en la próxima campaña. En agosto necesitan saber con qué superficie podrán contar. La idea es llegar a un acuerdo con el propietario del terreno para poder sembrarlo durante dos años. Concluido ese período, el uso de la finca volvería a manos del titular. Los terrenos quedarían fresados y abonados con la paja. Sería la propia panadería la que contrataría los servicios para preparar la tierra, hacer la siembra y cosechar el trigo. Ellos quieren conservar la experiencia de veteranos agricultores expertos en el cultivo de este cereal. Muchos de ellos surten de trigo a la panadería mindoniense. Buena parte de la producción está concentrada en los concellos de Mondoñedo, Lourenzá, Alfoz y O Valadouro, los mismos en los que la panadería ha intensificado la campaña de búsqueda de terrenos. No descarta otras zonas, incluso costeras, también para explorar con las mismas variedades de trigo cultivadas junto al mar.

«O trigo do país é un produto de garantía, coma a que nós lle queremos garantir aos nosos clientes. Gústanos estar en contacto cos nosos provedores, saber como, cando e onde se produce o trigo, como se colleita... Queremos garantir a trazabililidade, saber o que comemos e o que lle estamos dando de comer aos nosos clientes», explica González-Redondo, quien también divulga la campaña de búsqueda de tierras a través de octavillas que distribuyen a diario los coches del reparto de pan.

Tradición

«Sabemos que desta maneira se incrementa o prezo que temos que pagar polo trigo, pero tamén así temos garantida a súa calidade e tamén contribuimos ao asentamento poboacional na zona rural ao por en valor a tradición de cultivar trigo e de aproveitar terreos que ao mellor levaban anos sin producir», explica.

Necesitaría incrementar la producción en 35.000 kilos de este cereal

Desde la panadería mariñana confían en que la operación de busca de fincas tenga éxito y puedan establecer contactos con titulares de terrenos que les permita en el 2019 incrementar la producción de trigo en 35.000 kilos. Lo ideal, explica el gerente, sería lograr tierras en concellos del interior y próximas, lo que agilizaría procesos de trabajo. Buscan terrenos de superficie media, incluso que lleven años sin ser cultivados. El proceso de siembra será paulatino para garantizar el abastecimiento y para no correr riesgos con el almacenamiento.

Otra opción que no descartan en esta firma mariñana, en caso de que no tener suficientes ofertas de fincas, es recurrir al Banco de Terras. Se da la circunstancia de que esta panadería todavía conserva la tradición de intercambiar con algunos productores, también clientes, el cereal por el pan elaborado diariamente, teniendo como referencia la medida del ferrado.

Apuesta triple

Hipnotizados por las modas de la globalización, poco a poco nos vamos dando cuenta de que lo mejor está a la vuelta de la esquina. Hace unos diez años se recogió en Xinzo de Limia la primera cosecha de trigo callobre del país, fruto del ímprobo trabajo del Centro de Investigación Agraria de Mabegondo por recuperar esta variedad autóctona. La apuesta de Panadería Rubal es triple: por la calidad del trigo, por garantizar lo que se come y por luchar contra la despoblación rural, nuestra mejor despensa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Una panadería de Mondoñedo busca fincas para cosechar trigo del país