A juicio por abusar sexualmente de su sobrina menor en Burela cuando visitaba a la familia

Fiscalía afirma que los parientes detectaron los tocamientos, por los que pide 6 años de cárcel para el acusado


viveiro / la voz

Desde mediados del 2016 hasta abril del año pasado, cuando lo detuvieron y lo encarcelaron, cada vez que quedaba a solas con su sobrina en un domicilio de Burela «le hacía toda suerte de tocamientos para así poder satisfacer sus institutos sexuales». Sucedió «en repetidas ocasiones». La menor de 16 años «nada dijo por miedo hasta que su familia advirtió lo que ocurría». Así describe la Fiscalía la base de su acusación de delito continuado de abuso sexual a un menor, por el que será juzgado en Lugo un individuo que ronda los cincuenta años de edad.

Comparecerá en la Audiencia Provincial el próximo miércoles. Se enfrentará a la pena de seis años de prisión que le solicita el Ministerio Público. A eso se añade la petición de que sea condenado a indemnizar con 18.000 euros a su sobrina, «por los daños morales». También propone que durante dieciséis años no esté a menos de doscientos metros de la niña, de su domicilio y de los lugares que frecuente, así como que no se comunique con ella por ningún medio.

Además, Fiscalía solicita que el acusado permanezca en libertad vigilada durante diez años. Aparte de plantear que cumpla «en todo o en parte la pena en territorio nacional», indica que después sea expulsado del territorio nacional por el tiempo que le quede pendiente.

La acusación pública deja constancia de que el acusado era «plenamente consciente del alcance de sus actos», que cometía «guiado por sus más bajos y denostados instintos sexuales». «Prevaliéndose de su condición de tío y del cariño y confianza que su sobrina le tenía [...] la sometía a prácticas de contenido y significado inequívocamente sexual».

«Con fin lascivo atentando contra su indemnidad sexual», añade el Ministerio Público, lo hizo «en repetidas ocasiones hasta el mes de abril del 2017, en el que se tuvo conocimiento de los actos atentatorios contra la indemnidad sexual de los que venía siendo víctima la menor». La acusación pública no considera «acreditado que dicho contacto corporal hubiese supuesto acceso carnal vía vaginal».

Fiscalía sostiene que el acusado se comportó así con su sobrina sin que ella lo consintiese. Y cree que la menor, por su edad, no podía «tener conocimiento de la trascendencia del acto y consiguientes consecuencias en el desarrollo psicosexual».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

A juicio por abusar sexualmente de su sobrina menor en Burela cuando visitaba a la familia