«Es un orgullo recibir una medalla por 40 años de ejercicio. Siempre me gustó ser abogado»

El letrado mindoniense González-Seco recibirá mañana un reconocimiento del Ilustre Colegio de Abogados de Lugo por su trayectoria


MONDOÑEDO / LA VOZ

El abogado mariñano José Eduardo González-Seco Iglesias (Mondoñedo, 1950) recibirá mañana, a las 11.30 horas, una de las medallas de oro del Ilustre Colegio de Abogados de Lugo por cuarenta años de ejercicio profesional. González-Seco, también delegado del colegio en Mondoñedo, donde se ocupa del turno de oficio, reconoce que su carrera, centrada en asuntos de civil y penal, es, además de un medio de vida, una de sus pasiones.

-Felicidades por el reconocimiento. ¿Qué representa para usted esta distinción?

-Es un orgullo recibir una medalla por 40 años de ejercicio. Siempre me gustó ser abogado. Trabajé mucho e hice algo que me gustó toda la vida. Es una satisfacción que te lo reconozca el propio colegio profesional del que formo parte.

-¿Dónde se formó?

-Empecé la carrera de Derecho en la Universidad de Pamplona y luego continué en la de Valencia, donde concluí los estudios. En el año 1976 me licencié.

-Comenzó a ejercer en 1978...

-En julio de 1978 me colegié y empecé a trabajar. Estuve dos años con un abogado de Mondoñedo que ya falleció. Se llamaba don Constantino Díaz Pérez y fue mi maestro. Fue con el que practiqué y con el que aprendí para después empezar a gobernarme por mi mismo.

-Después, ¿ya se estableció por su cuenta?

-Seguí trabajando en el despacho de él y al mismo tiempo puse mi despacho. Entonces, en Mondoñedo, éramos dos o tres abogados, algunos bastante mayores. Ahora somos 12 o 15 abogados. Seguí con él, con don Constantino, hasta que falleció y también tuve mi despacho.

-¿En todos estos años ha cambiado mucho la forma de ejercer?

-Hay mucha diferencia porque las leyes están en continuo cambio. Cambian los tiempos y hay reformas. En los inicios de mi carrera, en los pueblos pequeños, había más pleitos por tierras, deslindes, herencias... y ahora más casos de bancos, por cláusulas suelo, por la Ley de Propiedad Horizontal, etcétera.

-También ha cambiado el partido judicial de Mondoñedo...

-Desde 1965 hasta principios de los años 90 el partido judicial de Mondoñedo abarcaba también Ribadeo, que sigue, y Viveiro. Era un partido judicial muy grande y había mucho trabajo.

-¿Estudió Derecho por tradición familiar?

-Tengo antecedentes familiares. Mi padre no, pero mi abuelo paterno fue abogado y ejerció en Mondoñedo. También fue diputado provincial, tenía un periódico local, una imprenta... era muy polifacético. Y también había un hermano de mi padre que ejerció en Mondoñedo, aunque luego se trasladó a Barcelona. Por parte de mi madre sí tengo muchos primos que son abogados, algún notario... varios profesionales de la rama del Derecho.

-¿Qué consejo le da a su hijo, también abogado, y a las nuevas generaciones que se han decantado por esta profesión?

-A mi hijo Adrián, que abrió despacho en Burela y con el que comparto despacho en Mondoñedo, le digo que hay que dedicarse a trabajar. Esta es una profesión muy bonita, pero a veces, ingrata. No hay que desanimarse. Hay que trabajar mucho y estar al día en la jurisprudencia. Es una profesión con mucha dedicación, con disponibilidad horaria.

-¿Piensa en jubilarse?

-La pensión no la voy a cobrar hasta los 69 años, porque cobraré de la mutualidad de los abogados. No obstante, cuando cumpla 69 y si me encuentro bien, como estoy ahora, seguiré trabajando hasta que pueda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Es un orgullo recibir una medalla por 40 años de ejercicio. Siempre me gustó ser abogado»