«Nunca me había interesado el rugbi hasta que llegué a la universidad»

Ana Iglesias Sobrino, jugadora ribadense del CRAT y campeona de España de rugbi


Ana Iglesias Sobrino (Ribadeo, 1993) practicó fútbol, atletismo y fútbol sala antes de descubrir el rugbi. Su primer contacto con el balón oval tuvo lugar en A Coruña, durante el segundo curso de la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte -antiguo Inef-. «Nunca me había interesado hasta que llegué a la universidad», cuenta la deportista mariñana, que hace dos años no dudó en colgar las zapatillas de fútbol sala con las que jugaba en Segunda División a bordo del Viaxes Amarelle para entregarse a su formación como rugbier. Hoy es una de las mejores pateadoras del CRAT coruñés, donde tiene como compañeras a las también mariñanas Maitane Buján (Viveiro) y Tania García (Ribadeo), y campeona de España de rugbi olímpico con la selección gallega absoluta.

-¿Qué la enamoró del rugbi? Tuvo que ser muy fuerte la atracción para dar calabazas al fútbol sala jugando en Segunda División...

-Todo. Su gente, su ambiente, su esencia, su nobleza, sus valores... Desde el primer día me pareció un deporte fascinante.

-Vaya, que no puede estar más de acuerdo con el popular dicho inglés que define la contraposición del fútbol y el rugbi. ¿Lo conoce?

-Sí, claro. El fútbol es un deporte de caballeros jugado por villanos y el rugbi es un deporte de villanos jugado por caballeros. Una verdad como un templo.

-A primera vista parece un deporte muy brusco.

-Hay contacto, llevas golpes, pero a diferencia de otros muchos deportes no hay mala intención y la rivalidad es sana. El rugbi es noble y limpio como pocos. Incluso el riesgo de sufrir lesiones es menor que en otras disciplinas similares como el fútbol.

-¿Qué es lo primero que tiene que aprender un jugador novato?

-A dominar el balón, familiarizarse con él para las recepciones y las carreras. Una vez aprendido esto ya pasas al trabajo del pase, el placaje, la patada...

-¿Cuál es su especialidad?

-La patada. Desde el primer momento se me dio muy bien favorecida por mi etapa como jugadora del fútbol sala.

-Una buena condición física es indispensable, ¿o no?

-Así es. Tienes que estar en forma porque es un deporte de mucho desgaste y tener bien fortalecidos los hombros para aguantar los contactos

-Hablemos del título nacional que acaba de conquistar con la selección gallega. ¿Contaban con ello?

-En cierto modo sí. Le teníamos muchas ganas a este campeonato de España porque el año pasado se nos había escapado en la final ante Madrid, y esta vez lo preparamos más y mejor., Teníamos muchas esperanzas puestas en el equipo.

-Madrid era de nuevo la gran favorita al título.

-Madrid es una potencia, gana casi siempre y por eso las demás selecciones querían que fuera Galicia la campeona. En la final hicimos un grandísimo trabajo en defensa.

-Por último. En la escuela del Be One Ribadeo le esperan con los brazos abiertos para felicitarla y compartir el título.

-Lo sé. El club de Ribadeo está creciendo muchísimo gracias al gran trabajo de Guillermo Fernández, su director deportivo, y eso me hace feliz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«Nunca me había interesado el rugbi hasta que llegué a la universidad»