Muchos hoteles de A Mariña sufrieron cancelaciones por el mal tiempo

Algunos establecimientos pudieron compensarlas por las reservas de última hora


viveiro / la voz

Buena parte de los hoteles de A Mariña sufrieron cancelaciones debido al mal tiempo de los días grandes de la Semana Santa, según confirmaron ayer en distintos establecimientos de la comarca. Con todo, algunos negocios pudieron compensarlas debido a las reservas de última hora, como ocurrió, por ejemplo, en el hotel Urban de Viveiro. «Tuvimos alguna cancelación por el mal tiempo», reconoció su gerente, Alejandro Balseiro, que indicó que a pesar de esa circunstancia el negocio rozó el cien por cien de ocupación el jueves y el viernes, mientras que el martes, el miércoles y ayer, sábado, tuvo reservadas en torno al 80% de sus 26 habitaciones. Los datos también fueron muy positivos en en el hotel Thalasso Cantábrico-Las Sirenas, que registró mejores cifras que en el 2017, según apuntó su gerente. «El mal tiempo sí lo acusamos, pero no nos podemos quejar porque aunque tuvimos alguna cancelación de última hora, sobre todo de familias con niños, tuvimos ocupadas un 10% más de habitaciones que en el 2017. Fue mejor de lo esperado», comentó José Manuel Pereira. En detalle, el jueves el establecimiento tuvo al completo 230 habitaciones, el viernes 229 y ayer 198. En el otro extremo de la comarca, el hotel restaurante O Cabazo de Ribadeo sí registró bastantes cancelaciones a principios de semana, cuando las predicciones meteorológicas confimaron que los días centrales de la Semana Santa habría lluvia, viento y mucho frío en la zona. «Xente de paso pasou pouca», sostuvo ayer su responsable, Juan Francisco López.

Restaurantes a tope

De las 42 habitaciones con que cuenta este negocio hotelero ribadense, el jueves y el viernes Santo hubo huéspedes en el 80%. «Hoxe [por ayer] baixa máis porque xa marchou moita xente», agregó, antes de destacar que la cifra, sin ser mala, es bastante peor que la del 2017, cuando el hotel colgó el cartel de «completo». «A nivel de hospedaxe foi unha Semana Santa bastante regular, pero a nivel de comidas no restaurante foi moi ben, moi ben», reconoció, antes de explicar que sus dos comedores estuvieron casi al cien por cien estos días.

En Burela, otra de las poblaciones mariñanas donde la Semana Santa gana en importacia año tras año, el hotel Nordés estuvo lleno el jueves y el viernes. «Si houbo cancelacións, pero por sorte houbo reservas de última hora e as habitacións que quedaban libres fóronse cubrindo sobre a marcha», comentó la recepcionista Maribel Garnil. Su restaurante también registró llenos estos días. Y en Foz, en el hotel Isla Nova, de 15 habitaciones, la Semana Santa fue algo más floja que en años anteriores también debido al mal tiempo, como indicó su gerente, José García Rivera. «Estamos moderadamente satisfeitos», indicó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Muchos hoteles de A Mariña sufrieron cancelaciones por el mal tiempo