Los jubilados hacen la revolución

Cada vez son más los pensionistas de A Mariña que alzan la voz para reivindicar pensiones más altas y denunciar injusticias


viveiro / la voz

Las revoluciones ya no son un fenómeno propio únicamente de la juventud. Cada vez hay más mayores que deciden dar un golpe de efecto sobre la mesa y alzar la voz para denunciar injusticias y reivindicar sus derechos y lo que consideran justo. Y en eso A Mariña no es una excepción. El debate sobre las pensiones celebrado ayer en el Congreso de los Diputados generó una expectación relativa entre los mariñanos mayores de 65 años que perciben un sueldo del Estado en cuya cuantía influyen, entre otros factores, el tiempo cotizado y las características del trabajo que desempeñaron. «El coste de la vida sube mucho más de lo que nos permite la pensión», indicó Luis, un profesor de enseñanza primaria retirado. Tiene 74 años y señala que empieza el mes con unos gastos fijos de 670 euros, prácticamente la mitad de lo que cobra. «Es lo que ingreso en las libretas para pagar el agua, el teléfono, la luz...», comentó el hombre, que reconoce que alguna gente está viviendo situaciones muy duras, casi dramáticas, teniendo que afrontar los gastos, por ejemplo, de hijos que están en paro e incluso de nietos. Aunque hay excepciones, casi todos los jubilados consultados ayer por La Voz apoyan las concentraciones y las manifestaciones que se están llevando a cabo en las últimas semanas tanto en poblaciones de la zona como en grandes ciudades.

Cuestión de votos

Con todo, algunos opinan diferente. «Personalmente, no creo en las manifestaciones, creo que se debería presionar de otra forma: con los votos», manifestó una de las voces discordantes.

«Traballamos trece anos en Estados Unidos, pero o que cobramos por aquela etapa é moi pouco»

Manuel Vázquez González estuvo durante muchos tiempo al frente de un supermercado en Viveiro. Ahora, con 75 años cumplidos, reflexiona entre bromas junto a varios amigos: «Cobro pouco, pero teño que estar conforme». En su hogar hay dos fuentes de ingresos, puesto que su mujer también percibe una pensión, aunque, según indica el hombre, «é moi pequena, «de complementos a mínimos». «E cada ano están quitando, iso é unha burla», detalla. La pareja estuvo un tiempo en el extranjero, emigrada en Estados Unidos durante 13 años, y de esa etapa laboral perciben un dinero extra con el que complementan la pensión en España. «Pero tamén é moi pouco», señalan.

«Que os políticos suban as pensións de xubilación menos de dous euros parece unha burla»

Tras una vida cotizando, primero como comercial durante casi dos décadas, y después como propietario de una joyería, Francisco Grandío Paz, viveirense de 75 años, se confiesa «conforme» con la pensión de jubilación que cobra desde que se retiró hace alrededor de una década. En relación con las manifestaciones convocadas estos días, afirma que «son necesarias». «Eu non estou conforme coa maneira que teñen de repartir os cartos os políticos. Que suban as pensións o 0,25 por cento parece unha burla. Que me suban menos de dous euros, xa me contarás... Os políticos todos se suben os soldos e están cobrando moito, e aos pensionistas sóbenlles un euro ou euro e pico», sostiene.

«Non puiden cotizar moito porque tiña os nenos e non podía traballar fóra da casa, e non me vou poder xubilar»

Con 65 años, Luisa Pérez Villar ve la jubilación inalcanzable. «Non puiden cotizar moito porque tiña aos nenos e non podía traballar fóra, e levo cotizados moi poucos», indica la mujer, que ha trabajado como asistenta de hogar. «A xubilación non a vou cobrar cos modelos que teñen. A min xa me é igual porque botei as miñas contas e xa non me ían chegar, pero apoio e vou ás manifestacións porque teño fillos e teño netos. Que polo menos sexa para os que veñen atrás. Solucións teñen moitas, pero non as fan porque están tratando de subir a xubilación, pero están quitando polo IRPF», sostiene. «Se non fose pola xubilación do marido, para chegar a fin de mes teriamos que pedir», finaliza.

«Tería que haber traballo para a xente que necesita traballar, e así subirían as pensións»

«Agora non hai diñeiro como había antes, que había traballos fixos. Pero agora, ¿que hai?», reflexiona Moraima Balseiro, jubilada de 81 años, y cuyo marido murió muy joven. «Polo marido cobro 600 euros, e por min 370 porque traballei na Coruña cuidando nenos. E estou contenta porque cotizaron sempre por min, porque por moitas non cotizaban», comenta la mujer, que ayuda a un hijo de 41 años en paro. «Anda buscando traballo e está 15 días nun lado, 15 noutro... e nada máis. Por iso vexo que as pensións tiñan que subir máis, pero tamén comprendo que non hai cotas para que o goberno poda pagar máis», apunta, y destaca que ve bien las protestas. «Eu estou contenta, para min chégame, pero se eu falto, ¿como vai facer o fillo?», indica.

«Despois de traballar día e noite nun bar que tiven cobro 600 euros, e se non me chegan teño que estiralos»

«O que están facendo é un desastre». Así resume Nélida Fra Pérez, vecina de Viveiro de 79 años que lleva 14 jubilada, el panorama económico del país y de las pensiones. «Coticei por un bar que tiven na Zapatería, o Agarimo, 25 anos. E depois de traballar día e noite, porque 14 horas non mas quitaba ninguén de encima, cobro 600 euros, e se non me chegan teño que estiralos», manifiesta. «E ves a xente nova paseando nos cans cando tiñan que estar traballando, e os vellos no asilo. Así vai todo a pique, non hai nada que facer», indica. «Non fun ás manifestacións -dice- porque non teño coche e para coller un taxi non me dá. Pero tanto dá ir como non. Tíñase que plantar todo o mundo ante señores cun sueldazo roubando cartos e levándoos para outro lado».

«Vivo na aldea e voume arreglando, pero nunha cidade seríame moi difícil vivir coa pensión que cobro»

Hace 21 años que Manuel López Martínez se jubiló por la agraria después de cotizar «non moitos anos». Hace dos que enviudó y, sumando los dos ingresos, este vecino de Xerdiz de 86 años cobra unos 630 euros. «Vivo na aldea, a casa é propia, planto catro cousas... e vaise arreglando un, pero é moi pouco dadas as circunstancias e as diferenzas con outros pensionistas e como se xubilan os dos bancos. Iso xa son palabras maiores», destacó. El hombre apoya las manifestaciones convocadas. «Non fun a ningunha, vin na televisión o mogollón que había, e paréceme moi xusto o que se reclama. Este aumento de miseria que nos dan, por non dicir outra cousa, non ten para comprar nin un quilo de pan. Ese 0,25% é unha burla», concluye.

Hoy habrá manifestación en Burela, y el sábado en Foz y en Ribadeo

La semana deja en la comarca de A Mariña varias citas para exigir al Gobierno central pensiones más justas. La primera tendrá lugar hoy en Burela. Está convocada por la CIG y tendrá lugar a partir de las 19.00 horas en la Praza da Mariña. El sábado, 17 de marzo, hay previstas otras dos concentraciones, en este caso organizadas por plataformas integradas por los propios jubilados. Se desarrollarán a las 12.00 horas delante de los consistorios de Foz y Ribadeo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los jubilados hacen la revolución