«Lo difícil de exportar es adaptar el estilo de mueble a lo que cada país demanda»


lourenzá / la voz

Tras una etapa difícil, Muebles Hermida pisa de nuevo con fuerza en el mercado nacional e internacional. En el 2017, la empresa de Lourenzá facturó en el exterior más de medio millón vendiendo muebles de dormitorio, salón y juvenil a Estados Unidos, Chile, Panamá y Perú. «Sin considerar Reino Unido, Eire, Malta y Portugal, ya que son transacciones comunitarias», aclara la directora comercial, Ana Hermida. La firma, que tiene 98 trabajadores directos, exportó por primera vez en los 80 a los países árabes, y llegó después a alcanzar Venezuela, Israel o Tierra de Fuego. Muebles Hermida tiene un agente intermediario «que conoce, explora y visita los mercados», además de una persona que se ocupa de las gestiones. El departamento de diseño se encarga del resto. «Es difícil adaptar el producto a los estilos, formas de gasto y funcionalidad que cada país demanda, pero también generar confianza en el comprador y trasladar imagen de empresa», concluye.

8 millones de los que el 7% fueron exportaciones

Estados Unidos, Chile, Panamá y Perú

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Lo difícil de exportar es adaptar el estilo de mueble a lo que cada país demanda»