«No Bodegón éramos unha familia grande»

«En trinta anos nunca tivemos televisión; alí non quedaba outra que falar», dicen los dueños

.

ribadeo / la voz

O Bodegón de Ribadeo cerró sus puertas para no volver a abrirlas. Con ello se agotaba una parte de la reciente intrahistoria de Ribadeo, de otra forma de ver y trabajar la hostelería, treinta años de un establecimiento con solera, punto de encuentro de ribadenses y veraneantes que todos los sábados, durante tres décadas, se reunían para cantar al son de guitarras y bandurrias. Muchos de esos días, O Bodegón se llenó. A reventar. El cierre ha sido por jubilación de sus propietarios. Cada historia que se cierra es pasto para la nostalgia, pero antes, el próximo viernes día 16 llegará el reconocimiento público para sus propietarios, Mercedes García López y Florentino Martínez Peláez, que serán distinguidos en la Gala de Acisa Ribadeo por su trayectoria. Un broche inesperado, tal y como reconoce Mercedes: «Sorprendeume moito, moitísimo. Non contaba con iso para nada. Estabamos apartados, nunha esquiniña, traballando ao noso ritmo, ao noso aire, e non esperabamos que o peche fora tan soado».

«No antigo Bodegón vendían viño a granel ao por menor ?recuerda Florentino Martínez?. Un tal Camilo, que viñera de Ourense. Era un almacén de viño e despois vendían catro tazas, pero estaba todo sen pintar». Y surgió la idea de coger el local. Mercedes trabajaba en una peluquería, a veces en largas jornadas, y quería disponer de más tiempo para estar con sus hijos pequeños. Florentino, que tenía experiencia en hostelería tras para por el Parador, el Voar y el Rosalar, entró a trabajar en Alúmina. Y cuando lo hicieron fijo surgió la posibilidad: «Como Tino traballaba a turnos, díxome que me ía axudar, e decidímonos». De ello se cumplen este mes treinta años.

O Bodegón comenzó como almacén: «Non era bar. O horario era máis reducido, pero conforme os nenos foron medrando formos ampliando o horario e cambiando. Fómonos adaptando todos, a clientela e nós», recuerda Mercedes.

Ahora, echando la vista atrás no dudan en el balance: «Temos recordos moi agradables. Aquilo era unha familia. Aparte de que os sábados ían sempre cantar alí. Empezou un grupo da coral e fóronse xuntando outros. Chegábase a xuntar moitísima xente; enchíase O Bodegón», recuerda Florentino. Y añade: «E logo, sempre faciamos festas; dende unha espicha de sidra a festas do lacón, e nesas festas traíamos grupos de música tradicional, con gaitas, pandeiretas... Moita xente, e boa, pasou por alí. Xacarandaina, entre outros».

O Bodegón se convirtió también en parada obligada en las afamadas rutas de chateo de Ribadeo, que ahora aún perviven, a la baja, gracias a los grupos más veteranos. «O chateo baixou, si, bastante. Antes o chateo era o viño do país, tazas, pero nun momento cambiouse por outros viños máis caros e iso afectou ao consumo», recuerda Florentino.

El cierre del local, por jubilación, supuso para ellos un alivio en carga de trabajo. Pero ambos no ocultan la pena que han sentido: «Moita, pola clientela -señala Mercedes-, non polo negocio en si, senón pola clientela pola forma que tiñamos de estar alí. Éramos unha familia grande. Moitas veces estiven sola e sempre me sentín a gusto, ben... Eu dicía: teño que ir busca algo á casa, e os clientes quedábanse co local aberto. Outras dicía: teño que ir buscar o xornal, ou o pan, e algún se ofrecía para facelo por min. Iso non é habitual que ocorra».

«E moita da xente era a mesma que repetía todos os días, xogando a partida... Había quen ía á neveira e collía catro cervexas, ou a xarra de viño, e despois dicíannos o que collera e xa estaba, non había problema ningún. Outros traían chourizos, torreznos, e facíamos alí, como se estiveras nunha casa. Agora na hostalería moderna iso non pasa. Agora é outro mundo», apunta Florentino.

Y Mercedes aporta un dato contundente para valorar la trayectoria del local durante treinta años: «Alí nunca houbo televisión. Alí, se ías, era para falar. Non che quedaba outra alternativa, falar de cousas de fóra ou de aquí, pero non había outra que falar, porque non tiñas para onde mirar. E así trinta anos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«No Bodegón éramos unha familia grande»