Un criado de Alfoz y tres hacendados de Ribadeo y Mondoñedo en Cuba

La Voz

A MARIÑA

El alfocense Antonio Vega Piñeiro, natural de Lagoa, también fue propietario

25 feb 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Los gallegos no cruzaron el Atlántico para llegar a Cuba y dedicarse a unas tareas agrícolas de las que rehuían y a las que se habían dedicado gran parte de su vida en sus lugares de procedencia.

En muchos casos, llegaban reclamados por familiares o paisanos para trabajar en comercios, servicios o pequeñas industrias de villas y ciudades que les suponían un cierto ascenso y mejora económico-social.

A tareas propiamente campesinas se dedicaron los menos y con desigual fortuna. Unos, como Antonio Vega Piñeiro, de Lagoa (Alfoz), fueron criados y pequeños propietarios, y otros, pocos, grandes rentistas y terratenientes como José Mª Villalonga de Vilameá (A Pontenova), Pedro Murias (Ribadeo) o Lorenzo Soto (Mondoñedo).