La pareja que no se jubila del senderismo

Carlos y Ángeles, de 75 y 67 años, de Burela, fieles a las rutas por Galicia y media España


burela / la voz

Caminante, son tus huellas el camino, y nada más; caminante, no hay camino, se hace camino al andar. El poeta Antonio Machado bien pudo servir de fuente de inspiración a decenas de mariñanos que, agrupados en asociaciones, salen los fines de semana a practicar senderismo. Un deporte que no tiene edad. ¡Qué se lo pregunten al matrimonio formado por Ángeles Nogueira y Carlos Rodríguez, de Burela! No perdonan una salida. Su caso es similar al de otros aficionados mariñanos, pero hay dos datos que los convierten en un referente: la edad y que salen de ruta siempre en pareja. Carlos tiene 75 años y Ángeles, 67.

«Non perdemos unha ruta. Aos dous nos gusta andar e Pasada das Cabras é como unha gran familia. Pasamos o día todos xuntos, falamos coa xente, coñeces sitios...». Ángeles cree que todo son ventajas. Hacen ejercicio y se divierten. De los dos, fue ella la que se inició en la práctica del senderismo. Lo hizo de la mano de su hija, Ana, que fue la primera en anotarse. Su madre siguió sus pasos hace aproximadamente una década y, años después, Ángeles animó a su marido a calzarse las botas y a conocer el mundo andando. Hoy, esta pareja, figura entre los habituales de las escapadas de Pasada das Cabras.

Caminata diaria

La edad no es ningún impedimento para estos senderistas que, para estar en forma y preparados para aguantar las caminatas, hacen ejercicio a diario. Recorren el paseo marítimo de A Marosa, unos seis kilómetros a pie cada día. Carlos se supera en cada ruta porque, como bien recuerda su esposa, está operado de ambas rodillas y tiene prótesis.

Cuando se le pregunta a Ángeles por alguno de los recorridos más complicados, ella señala la Ruta del Cares: «Foi dura, foi». ¿Y la más bonita? «Gustounos moito a Ruta das Xanas, que aínda volvimos facer hai pouco, a principios de mes». Ocho kilómetros, de dificultad baja, un bello recorrido por Quirós (Asturias), en la que participaron un buen número de socios de la asociación. «Tamén fomos e gustounos moito a Ruta del Caminito del Rey (Málaga). Foi marabillosa, grandes paisaxes, gardo moi bos recordos», explica esta veterana senderista burelense, que afronta el 2018 con mucha ilusión: «Facer sendeirismo é moi bo. Fas exercicio, coñeces moitos sitios... nós fomos tamén ás Illas Cíes... eu creo que ninguén sabe o ben que se pasa nestas cousas ata que empeza».

Ahora, ya piensa en el siguiente reto: los catorce kilómetros por la Senda del Oso, en Proaza (Asturias), prevista para el próximo 10 de marzo.

La única lamentación llega cuando se habla del relevo generacional: «O único que facía falta era que se animara máis xente nova a vir camiñar con nós», explica Ángeles. Y quien lo dice lo afirma con conocimiento de causa, ya que tanto ella como su marido han sido reconocidos por la asociación en diferentes ocasiones por su participación activa en las actividades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La pareja que no se jubila del senderismo