Alpuxarradas por la arena que pierde Covas, los fichajes del Viveiro, el lío en el convento...

Abarrote en el Pastor Díaz en una noche mordaz en la que los participantes también se rieron de Portos, del Sergas...

;
Las alpuxarradas llenan el teatro de Viveiro

viveiro / la voz

Anda que no se rieron anoche con todo lo que vieron y, sobre todo, con todo lo que oyeron quienes consiguieron entrada para las Alpuxarradas. Cuando la realidad parece ficción-¿o es cuando la supera?-, una buena opción es tomárselo con humor y aprovechar para reivindicar con todo el sarcasmo que permite ese espectáculo emblema del carnaval de Viveiro.

Conducido por el actor Pedro Brandariz, al escenario del Teatro Pastor Díaz subieron anoche Manuel Rivera, Os Dous de Sempre, la Comparsa da ONU, Los Muchachos de la Loles, Iván e Mario, Cantando Baixiño y A Fachenda da Parroquia. Imposible resumir lo que se dijo en las Alpuxarradas que, como siempre, sacaron punta a casi todo lo que se mueve.

Aunque no faltaron alusiones a Puigdemont ni a Rajoy, lo viveirense da más juego y, además, hasta puede ser de utilidad. La arena que pierde la playa de Covas, los fichajes del Viveiro CF o el lío en el convento de Valdeflores dieron pie a varias chanzas en las Alpuxarradas. Desde el escenario también se lanzaron puyas contra el Sergas por la situación de la sanidad en A Mariña y contra Portos por las obras pendientes en el municipio.

Desde el escenario, con la complicidad del público, los participantes también se rieron de las promesas de Feijoo sobre la variante de Viveiro y, en general, de los políticos y de sus anuncios. Con rimas y ritmos, criticaron con ironía el desmantelamiento del tren, la desaparición del Casino, los precios del Resu, el derribo parcial de un edificio en O Valado...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Alpuxarradas por la arena que pierde Covas, los fichajes del Viveiro, el lío en el convento...