«Un lesionado no grave en un accidente de tráfico necesita antes un abogado que un médico»

Expertos sanitarios y jurídicos destacan que los accidentados deben asesorarse para recibir la asistencia que precisan


viveiro / la voz

Cuando se produce un accidente de tráfico, lo prioritario es atender a los heridos graves. Sin embargo, los heridos leves pueden arrastrar secuelas de por vida si no reciben la asistencia médica adecuada en el momento preciso. Y ahí entra en juego el papel de las compañías aseguradoras que, según aseguran expertos sanitarios y jurídicos que prestan servicios a accidentados en A Mariña, en los últimos años tienen en marcha una estrategia para «sacar a los pacientes de la medicina libre y enviarlos a centros concertados por ellos, a los que tienen enganchados por el volumen de gente que les mandan y por una tarifa fija muy baja». Todo con la meta de ahorrar dinero e indemnizaciones. «Pero todo lesionado debe saber dos cosas. Uno: tiene derecho a la libre elección de médico, nadie le puede obligar a ser diagnosticado y tratado por otro médico distinto del que él quiera, aunque a mayores también lo vea el profesional designado por la compañía. Y dos: todo lesionado no grave en un accidente necesita antes un abogado que un médico para que lo asesore, porque se necesitan los conocimientos de los dos especialistas para realizar una valoración», señala el perito médico Luis Castro Iglesias. Las autovías, la mejora de las carreteras y el carné por puntos han reducido la siniestralidad, así como la gravedad de los accidentes.

Antes, traumatismos craneales

«Empecé en 1991, y en aquellos tiempos, al haber peores carreteras había lesionados más graves, con mucho traumatismo craneoencefálico», expone el facultativo. Ahora cerca del 80% de las lesiones que se producen son esguinces cervicales. «Las compañías se dieron cuenta de que eliminando el esguince cervical, eliminan el 80% de la siniestralidad», indica un experto. Por eso, dice, las compañías pagan a gestoras que se encargan de «guiar» a los accidentados para que acepten una asistencia básica (consulta en médicos no especialistas y un par de radiografías, por ejemplo), ocultándoles que tienen derecho a una asistencia real que les permita recuperar la salud.

Afectados mariñanos aceptan las ofertas de las compañías para evitar pleitos o por desconocimiento

El desconocimiento, el temor a no recibir ningún tipo de asistencia o a tener que pleitear provoca que mariñanos heridos leves en accidentes de tráfico acepten las ofertas «motivadas» que les hacen las aseguradoras, pero que en muchos casos no tienen en cuenta el estado de salud real del afectado, sino que los «dirigen» a médicos y fisioterapeutas designados por ellas. Así lo afirman expertos sanitarios y jurídicos, que destacan que la ley obliga a los médicos de las aseguradoras a entregarle al paciente una copia del informe de alta que envía a la compañía. El documento debe incluir la valoración de las secuelas «con puntuación incluida» para que el paciente sepa lo que le corresponde.

Accidente en O Fiouco

«Las compañías intentan solucionar amigablemente los temas, intentando evitar que el afectado acuda a un perito médico que haga una valoración más objetiva», señala un abogado que asistió legalmente, entre otros, a heridos en el accidente producido en el 2014 en la A-8, en el alto do Fiouco, en Mondoñedo, en el que murió una mujer.

Solo en un año, en las carreteras mariñanas hubo más de cien heridos leves, según la DGT

Las estadísticas detalladas más recientes de la Dirección General de Tráfico indican que solo en el 2015 en las carreteras mariñanas hubo más de cien heridos leves -no necesitaron hospitalización- en accidentes de tráfico. De ellos, 38 resultaron heridos en vías urbanas (31) e interurbanas (7) de Viveiro. En O Vicedo hubo un herido de estas características en el siniestro de una furgoneta. En Xove se contabilizaron 6, mientras que en Cervo esa cifra subió a 11, todos en vías interurbanas.

Nueve en Foz y trece en Ribadeo

En Burela se registraron en ese año 4 heridos leves, y 9 en Foz. De estos últimos, 8 se vieron implicados en siniestros con turismos y 1 era un peatón. En Barreiros hubo 7, en Ribadeo, 13; en Ourol, ninguno, en Lourenzá, 2, en Mondoñedo 5; en O Valadouro, ninguno; en A Pontenova 5; en Alfoz 1, y en Trabada 3.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Un lesionado no grave en un accidente de tráfico necesita antes un abogado que un médico»