Elisa Lamas, la escritora de Mondoñedo pionera del feminismo en España

MARTÍN FERNÁNDEZ

A MARIÑA

CEDIDA POR MARTÍN FERNÁNDEZ

Utilizó el seudónimo de su abuela, a quién admiraba, por el que pasó a la historia de la prensa, la política y cultura

17 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

En marzo de 1973, el temible Tribunal de Orden Público (TOP) juzgaba al cura-obrero de Vallecas Carlos Jiménez de Parga, acusado de cobijar en su parroquia a sindicalistas de Comisiones Obreras.

Al terminar el juicio, una mujer se acercó al estrado e hizo oir su voz, fuerte y clara: «Señor Presidente, usted puede condenar a mi cuñado o absolverlo. Espero la sentencia. Pero lo que no aguanto ni un minuto más es quedarme quieta ante esta mesa presidida por un crucifijo. Soy católica practicante y no tolero que un crucifijo se utilice en este tipo de causas. ¡Así que me lo llevo!».

Y agarró la cruz y se marchó, entre el acongojo y el estupor general, con paso firme y decidido.

La mujer se parecía a su voz. Era alta y hermosa y se llamaba Elisa Maseda Arango. Sus padres, María Arango Lamas y Antonio Maseda Bouso, eran de Mondoñedo.

Y ella había nacido en el Pasadizo de la Plaza en la casa patrucial de los Lamas. Allí vivía Elisa Lamas Illade, su abuela, mujer de empuje y carácter, a quién adoraba y admiraba y por quién utilizó el seudónimo por el que pasó a la historia de la prensa, la política y la cultura: Elisa Lamas.

Hizo el bachillerato por libre, estudió Derecho en Salamanca y comenzó a trabajar en Madrid en las revistas católicas Signo y Cumbre con Miret Magdalena y José Luis Aranguren. Tenía inquietudes culturales y asistía a los cursos que impartía el filósofo Xavier Zubiri.

En ellos conoció al que fue su marido, Manuel Jiménez de Parga, con el que se casó en 1956. Tuvieron 7 hijos y vivieron en Barcelona hasta fines de los años 70.

Elisa -mujer de principios religiosos pero progresista, abierta y de formación europea- luchó por las libertades en los 60 y 70 desde las revistas Destino y El Ciervo y los periódicos La Vanguardia y Diario 16.

Sus artículos giraban sobre el feminismo, el nuevo rumbo de la Iglesia, la democracia y la libertad, la crítica al franquismo….