El misterio del esqueleto de Mondoñedo se desvelará con análisis en Alemania

Tiene un gran valor por ser muy escasos los restos con mil años de antigüedad

.

mondoñedo / la voz

El bioarqueólogo Patxi Ramallo fue ayer el protagonista en las Xornadas Mindonienses de Arqueoloxía Villaamil y Castro, que comenzaron con una ponencia suya en la que presentó el proyecto en el que trabaja desde hace años: «A morte no Camiño: dieta, mobilidade e sociedade no Camiño de Santiago», una investigación multidisciplinar con la que se analizarán probablemente sobre un centenar de esqueletos para obtener un volumen de información sin precedentes sobre los albores de las peregrinaciones a Compostela.

La primera intervención para obtener restos se realizó en 2014, en la necrópolis de la catedral de Santiago. El análisis de los huesos ofrece un caudal de datos que se multiplica al completarse con las pruebas del ADN y el estudio de los isótopos ligeros estables. El cruce de datos obtenidos de los esqueletos procedentes de diferentes puntos del Camino de Santiago de varias comunidades, desde Roncesvalles al País Vasco, Aragón y varios puntos de Galicia, se espera que dé pie a arrojar luz sobre quiénes peregrinaban, su clase social, si tuvieron descendencia al cruzarse con la población local, su procedencia, el rango de edades, el sexo predominante, etcétera.

Del interés del proyecto habla la cantidad de entes involucrados: la Universidad de País Vasco, el instituto Max Planck de Alemania, la Universidade de A Coruña, la de Oxford, la Obra Social de La Caixa y la Fundación Catedral de Santiago, además de colaborar diferentes comunidades autónomas.

En este proyecto encaja el esqueleto de mil años de antigüedad hallado en Mondoñedo y que ayer, como era previsible, se coló en la charla de Patxi Ramallo. Tras hallarse los restos en la intervención arqueológica en la zona de Os Castros de Mondoñedo, el director de estos trabajos, el mindoniense Abel Vigo, se puso en contacto con Patxi Ramallo para informarle. A Mondoñedo se desplazó el bioarqueólogo para recoger los restos y analizarlos, como parte del proyecto de investigación,

Nuevos datos

Fue en octubre y a estas alturas el análisis osteológico, de los huesos, se prevé que esté concluido a principios de enero. El resultado de las pruebas de ADN, si se puede obtener, se estima que se conocerá en unos tres meses. Finalmente, llegarán los resultados de los isótopos, no antes del próximo verano. Estas últimas pruebas las realizará Patxi Ramallo, entre otros, en el instituto Max Planck de Alemania.

«Coa análise osteolóxico estimamos que se trata de unha muller, de máis de 45 anos e que tiña osteoartrosis», comentó. Y añadió: «O esqueleto está incompleto e é moi feble, hai que tratalo con mimo. Pero a pesar diso ten un valor excepcional». De hecho, es el mejor conservado que se ha hallado en una amplia zona costera cantábrica, donde los huesos no suelen perdurar consumidos por las condiciones ambientales y del suelo.

La complejidad para determinar si un esqueleto pertenece o no a un peregrino es mayúscula. «A proba evidente é, se se trata dun peregrino que ven de volta de Compostela, e morre levando con el a cuncha que lle deron ao chegar, é que o enterraban con ela. Entón non hai dúbida», comenta Patxi Ramallo. En otro caso, son los detalles los que desentrañan el misterio, la contextualización del esqueleto hallado o el cruce de los datos en los análisis obtenidos de huesos de otros individuos.

Las jornadas de Mondoñedo

Un trabajo apasionante, del que ayer habló Patxi Ramallo en la apertura de las jornadas de arqueológica de Mondoñedo, que hoy continúan con una conferencia del profesor Jorge López, de la Universidad Autónoma de Madrid, que hablará sobre los mitos y realidades de los suevos en Galicia.

Las jornadas concluirán el domingo, con una excursión a Ourense para ver una exposición sobre la presencia de los suevos.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
5 votos

El misterio del esqueleto de Mondoñedo se desvelará con análisis en Alemania