Los trabajadores despedidos de Arriva claman por una solución

Ayer iniciaron movilizaciones, que hoy seguirán en la capital lucense


ribadeo / lugo / la voz

Les prometieron que seguirían trabajando y, en teoría, blindaron sus contratos, pero con la concesión de la línea de transporte Viveiro-Ribadeo a la unión temporal de empresas Autos Morán-Autobuses Rodríguez, nueve chóferes de Arriva quedaron sin trabajo. Fue a principios de agosto, y así continúan. Al menos desde hace unos días cobran el paro, pero su futuro laboral es incierto. Acusan a Arriva de promover un ERE encubierto, al tratar de subrogar a Morán-Rodríguez a 14 trabajadores, un número excesivo, que a la vista de los partes de rutas parece ser que no realizaban exclusivamente el servicio de la línea Ribadeo-Viveiro. La Xunta instó a las dos empresas a buscar una solución, pero en tanto, las nueve personas afectadas siguen sin atisbar una salida. Y ayer pasaron de las quejas verbales a los hechos, asistiendo seis de ellas a una concentración en Lugo, en la que fueron acompañados por sindicalistas y otros compañeros conductores que se sumaron a la protesta.

Fuentes sindicales calificaron la situación de los trabajadores despedidos de intolerable y recordaron que en octubre la propia Xunta trasladó a los afectados la garantía de subrogación de los puestos de trabajo y que no se perdería ningún empleo con el nuevo plan de transportes. Sin embargo, después archivó el expediente que había abierto para rescatar la concesión otorgada a la UTE Morán-Rodríguez. Lo hizo tras comprobarse supuestamente que Arriva había tratado de subrogar un número mayor de trabajadores de los que realmente correspondían a esa línea.

Desde otro sindicato reclamaron más contundencia a la Xunta de Galicia para resolver la situación. «Aquí no hay un solo culpable. En la información que nos presentó la Xunta en la comisión de seguimiento había graves errores entre la lista de trabajadores subrogados de Arriva y los que realmente prestaban el servicio, pero la desgracia de los trabajadores es que los intereses empresariales se imponen y nueve están en la calle. La Administración debe hacer lo necesario para que eso no ocurra, porque están jugando con dinero público y haciendo daño a trabajadores».

Así las cosas, a la protesta de ayer en Lugo seguirá hoy otra también frente al edificio administrativo de la Xunta.

Negociación

A este momento se llega después de que en los últimos días se hayan intensificado las negociaciones para tratar de resolver la situación de los trabajadores, que podría pasar -según las fuentes consultadas- por repartir a los nueve chóferes entre las dos empresas de transportes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los trabajadores despedidos de Arriva claman por una solución