Cámaras graban a los encapuchados que atracaron la gasolinera de Foz

Amenazaron con un cuchillo a la empleada y la encerraron mientras robaban


viveiro / la voz

Dos personas encapuchadas y con la cara tapada atracaban poco antes de las once de la noche del miércoles la gasolinera La Ola, de Foz, situada en la Avenida de Cervantes, frente al asilo de la localidad.

A la empleada que en ese momento se encontraba en las instalaciones y acababa de meter el último extintor, disponiéndose a recogerse, ya no le dio tiempo a cerrar la puerta. Los dos desconocidos aparecieron por un lateral, presentándose de repente ante ella. Uno, según explicaba un responsable, llevaba pantalón vaquero, sudadera oscura con capucha y por encima una chaqueta. El otro, que portaba un cuchillo en la mano, vestía pantalón de chándal, chaquetón y un gorro con borde de piel. Ambos evitan en todo momento que las cámaras les capten la cara, aunque, según corroboraba uno de los empleados, la llevaban oculta. A uno no se le veía y el otro llevaba como una braga o un cuello alto tapándola. Dentro apenas permanecieron un minuto, cuentan. Al llegar le preguntaron a la muchacha donde se encontraba la caja y seguidamente la encerraron en el despacho. Luego cogieron el dinero y se marcharon andando hacia la parte de atrás, hacia donde está la estación de autobuses, pero en dirección al casco de Foz. Llegar también llegaron andando, alguna cámara les captó caminando por la Avenida de Cervantes, como si vinieran de Marzán. El hecho fue denunciado, pero la empresa prefirió no concretar la cantidad robada, señalando que no es elevada.

«Ni yo pude dormir», cuenta un empleado

La empleada que sufrió el atraco acudió ayer por la tarde a trabajar. Una actitud muy valiente, si se tiene en cuenta el enorme susto que debió de llevarse horas antes. Un responsable señalaba que había procurado no hablarle demasiado del episodio, para evitarle en lo posible el recuerdo del mal trago. Se imagina el susto que tiene: «Ni yo pude dormir esta noche», señalaba.

La muchacha, mientras estaba encerrada, llegó a utilizar el teléfono para pedir ayuda. Avisó al encargado, pero sin decirle que estaba sufriendo un atraco. Luego, el responsable llamó a su vez al 112, para avisar, al tiempo que salía hacia la gasolinera. Cuando llegó al lugar ya se habían marchado los asaltantes. Un familiar de la empleada se personó también en el lugar y se encargó de abrir la puerta a la víctima. El compañero de trabajo cree que cuando la chica hizo la llamada los asaltantes ya no estaban en las instalaciones. Actuaron muy rápido. El verano pasado hizo un año que el negocio abrió sus puertas. Lo recordaba ayer por teléfono el propietario de la empresa, señalando que ya les habían entrado en otra ocasión, cuando estaban realizando las obras. En A Mariña el atraco a gasolineras no es un hecho nuevo. La de Lourenzá, situada en un sitio apartado, ha sufrido ya varios en los últimos años. Y al menos durante uno de ellos estaba presente una empleada, a la que amenazaron con una pistola simulada y con un cuchillo. En relación con aquel atraco habían sido detenidos tres personas, dos de ellos fueron condenados a cuatro años y medio de prisión y al tercero a 22 meses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cámaras graban a los encapuchados que atracaron la gasolinera de Foz