«Aconsejamos a los mayores que tengan cuidado al salir con el dinero del banco»

La Policía Nacional de Viveiro sugiere estar pendientes por si les vigilan para robarles

.

viveiro / la voz

Timos archiconocidos como el del tocomocho o la estampita o hurtos cometidos por falsos técnicos de servicios conviven en el reino de las estafas con otros más modernos como el «amoroso» o el «secuestro virtual». Y los mayores son, con frecuencia, víctimas fáciles para esos delincuentes. En el marco de su Plan Mayor-Seguridad la Policía Nacional ofrece charlas como la que impartió ayer en Afundación de Viveiro Pablo Rodríguez (Cangas del Narcea, 1974), delegado de Participación Ciudadana de la Comisaría de Viveiro.

-¿Además de charlas, qué más acciones realizan en este plan?

-También tenemos contactos con la Administración local, con empresas de asistencia domiciliaria como es el caso en Viveiro de Servicios Sociales San Roque y asociaciones de vecinos. Colaboramos y facilitamos trípticos con consejos sobre seguridad.

-¿Cómo responde la población mayor a este tipo de iniciativas?

-Suelen acudir bastantes mayores e interactúan. Hacen bastantes preguntas porque están siempre preocupados por el tema de los revisores de gas, el tema de empleados municipales que dicen ser del padrón o el catastro...

-Qué es lo que más preocupa a los mayores, que les engañen o vivan una situación de peligro?

-Estamos en un distrito policial bastante tranquilo y a lo mejor no tienen tanto miedo como en otra zona o ciudad donde haya delitos violentos. Tienen más miedo a estafas y timos. Hacemos mención igual de los diferentes tipos delictivos, que son muy variados.

-Se percibe incremento de ese tipo de delitos hacia los mayores?

-La verdad es que aquí no tenemos hechos ni muy relevantes ni más que otros años.

-Veo que los timos clásicos como el de la estampita perduran.

-Exacto. Estas generaciones que hoy son adultos mayores, sí que los conocen y no es necesario darles muchas explicaciones pero les vuelvo a recordar los timos del tocomocho o de la estampita en los billetes de lotería falsamente premiados o el de la mancha, cuando te vienen a sacudir cerca de una entidad bancaria la americana o la chaqueta diciéndote que tienes una mancha y te quitan la mancha... y la cartera. Sí, son los clásicos. Pero luego tenemos también hurtos en los que los delincuentes se hacen pasar por técnicos de diferentes servicios, sobre todo de telefonía, luz, etc... Sí que desgraciadamente tenemos un repunte a nivel nacional de un par de tipos nuevos, el hurto amoroso, en el que vienen en muchos casos a pedirte firmas para un centro de menores o de acogida que no existe con un membrete arriba con un teléfono pero es todo falso, y unas casillas donde supuestamente ha firmado gente y ha aportado dinero. La gente mayor, con su buena voluntad, les da dinero y el delincuente al despedirse a lo mejor le da un abrazo y la arranca la cartera perfectamente. Recalcamos ese y el de los secuestros virtuales, en el que hacen una llamada aleatoriamente a miles de teléfonos, hasta que alguien pica. En esta parte de España mucha gente mayor tiene familia en Sudamérica. Les dicen que tienen un familiar secuestrado, de fondo les ponen llantos, gritos, una situación de tensión y de estrés y les piden dinero e incluso les facilitan los medios de pago. Si sucede esto no deben hacer caso, deben llamar a la Policía e informar.

-¿Y ahora que los mayores manejan más las redes sociales?

-También hago mención, por ejemplo, de los sms premium en el que les van a cobrar por recibir mensajes o bajar aplicaciones de móvil. O gente que les puede extorsionar; por ejemplo, una supuesta «novia» o «pareja» que les saca dinero. También les informamos de los riesgos de Internet. A los mayores también les digo que en las redes sociales hay que tener las mismas precauciones que en la vida real.

-Qué consejos dan en general?

-Mucha población mayor va a primeros de mes a la «caja» como dicen ellos, o al banco, a cobrar la pensión y sacan dinero en efectivo. Les aconsejamos que esos días tengan cuidado porque te pueden estar vigilando a la entrada y salida de la entidad, que varíen los hábitos y desconfien un poco, no de todo el mundo, que extremen las precauciones.

-En Galicia aún hay bastante población rural que vive sola.

-Claro que eso va a influir. A la vista está. Pasa que a veces son muy confiados. No es la primera vez que a una aldea llega alguien que les da conversación y a la mínima dejan pasar e invitan a un café. Ahí es cuando el delincuente se aprovecha de la víctima.

-Los familiares también pueden ayudar y estar pendientes.

-Sí, y lo recomendables es informar de estos hechos delictivos a la Policía Nacional.

Votación
2 votos
Comentarios

«Aconsejamos a los mayores que tengan cuidado al salir con el dinero del banco»