Los emigrantes sufragaron otros en Viveiro, Cervo, Ribadeo, Trabada, Barreiros y Mondoñedo


Además del de Xerdiz, en A Mariña hay varios cementerios construidos con financiación privada de emigrantes o de sus sociedades.

El de Magazos (Viveiro) se levantó mediante una cuestación que tuvo en Antonio Pernas, un emigrante enriquecido en Cuba, su promotor y principal donante.

En San Román de Vilaestrofe (Cervo), una placa de 1927 dice que el camposanto y su capilla, dedicada a la Virgen del Carmen, fue «construido a expensas de las damas argentinas Lucía Canosa y Argentina Conti», esposas de los filántropos locales Manuel Candia y José Alvarez, respectivamente.

El hacendado del tabaco, Inocencio Aguiar, regaló el cementerio y la iglesia de Rinlo y el indiano, luego alcalde de Ribadeo, José Acevedo Martínez, contribuyó decisivamente a la edificación del de A Devesa.

En la capital municipal fueron los hermanos Pedro y Juan Moreno Ulloa, enriquecidos en Puán (Argentina) con negocios de ganadería, los que facilitaron terrenos para el camposanto y construyeron su capilla y cierre. El Concello los declaró Hijos Predilectos en 1932.

El cementerio de Trabada fue levantado en 1918 -según Chemi Lombardero en La huella de la emigración a América- con aportaciones de Manuel Martínez Moíño y su esposa Inocencia Rego (1.250 pesetas), Jesús Romeu Moíño (500) y José Mª Valea Maseda (500). Y el de Benquerencia (Barreiros) en 1920 gracias a las 3.500 pesetas concedidas por Ramón Larrea, rico propietario de Cuba.

Hijos de Mondoñedo en Argentina costeó en 1921 el mausoleo de Leiras Pulpeiro y los mindonienses en América aportaron las placas de las tumbas de Leiras y Pascual Veiga en 1925.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los emigrantes sufragaron otros en Viveiro, Cervo, Ribadeo, Trabada, Barreiros y Mondoñedo