Pimientos de campanilla y berenjenas huevo, cada cual más raro, en Lourenzá

M. Vila López, de Xardinagro, se declara aficionada «a las plantas raras»

.

lourenzá / la voz

A la laurentina Mari Carmen Vila López le gustan las plantas raras. Prueba de ello es que una década después de que un «rapaz» le trajera la semilla del pimiento campanilla, sigue cultivándolo y mimándolo para que no se le pierda la variedad.

En la última Festa da Faba fueron muchos los que se detuvieron en el estand de Xardinagro, el establecimiento de fitosanitarios que poseen en Lourenzá, para admirar la belleza de esos curiosos pimientos. Su poder decorativo no falla. Mari Carmen afirma que los guarda y por Navidades, cuando ya se le han caído las hojas a la planta y quedan solo los frutos, la coloca en su tienda de la Plaza Linares Rivas: «Moita xente vailles tocar, parecen de plástico», explica. Mientras habla de su planta, ofrece la simiente: «Se quere gárdolle a semilla», afirma con generosidad, contando que ya las ha repartido con «non sei canta xente».

El origen de esta variedad no lo tiene claro Mari Carmen. Le dijeron que venían de México. En Internet dicen que son de Barbados (Caribe) y que se denominan chili campanilla o capsicum baccatum. Mari Carmen cuenta que son picantes, ya que en una ocasión que estaba preparando el semillero llevó una mano a la boca y picaba mucho. En Internet los comparan a los de Padrón, unos pican y otro no. Dicen que incluso se puede moler para utilizarlo en la preparación de algunos platos.

Según los expertos, la planta necesita sol y riego regular. Mari Carmen las cultiva en maceta, en el exterior, pero cuando empieza a helar la mete a resguardo para que el frío no las queme. Así conserva esta variedad desde hace una década.

Pero no es la única planta curiosa que cultiva esta laurentina. Tiene también «a planta dos ovos», como ella denomina al Solanum ovigerum, una variedad de berenjena que da unos frutos exactamente iguales que los huevos de las gallinas. En este caso le llamó la atención cuando las vio por Internet y su hijo José María, durante un viaje que hizo a una feria de Francia le trajo la simiente.

Y tiene también una strelitzia reginae, la popularmente conocida como ave del paraíso, que da unas flores muy llamativas. «Tívena preciosa, con doce flores. Non sei se son plantas raras, a min chámanme a atención», cuenta, refiriéndose a estos ejemplares poco comunes.

La laurentina disfruta hablando de plantas: «¿Seguro que non quere a semente?», insiste de nuevo. Lo cierto es que buscando información en la Red sobre variedades raras de frutos y plantas se encuentran verdaderas rareza. En pimientos existe incluso una variedad «pene» que hace totalmente honor a su nombre.

Lugar. Mari Carmen Vila cultiva estas variedades de plantas en Lourenzá. En el caso del chili campanilla desde hace una década

Cuidados. Requiere sol y riego regular y en invierno hay que ponerla a resguardo, para que las heladas no la quemen

Votación
8 votos
Comentarios

Pimientos de campanilla y berenjenas huevo, cada cual más raro, en Lourenzá