Asturias invierte 12 millones en acabar con los vertidos a la ría de Ribadeo

daniel gayoso / j.a. CASTROPOL / LA VOZ

A MARIÑA

FOTO MIGUEL

El saneamiento de parte de Figueras y Castropol ya está operativo y en verano lo estará el de Vegadeo

09 oct 2017 . Actualizado a las 08:01 h.

El saneamiento integral de la ría de Ribadeo podría ser una realidad el próximo verano. Esa es la expectativa con la que trabaja el Principado, para cumplir con el compromiso adquirido con Galicia de acabar con los vertidos a la ría, lo que ya se hizo en Ribadeo hace seis años, con la inauguración de la nueva depuradora de Vilaselán. Desde la franja asturiana se seguía vertiendo a la ría, pero desde el pasado mes de junio está en funcionamiento la depuradora de Castropol, a la que está conectada una parte importante del concejo de Castropol. La noticia la desveló por sorpresa el director general de Calidad Ambiental, Manuel Gutiérrez, el viernes, en una visita a Castropol para asistir a una reunión de trabajo con el gobierno local. Se sabía que la construcción de la depuradora estaba en marcha, pero públicamente no se había desvelado que ya está operativa desde el pasado verano.

Así las cosas, quedará pendiente el saneamiento de Vegadeo, núcleo de población que sigue vertiendo directamente a la ría tras pasar las aguas fecales por una depuradora provisional, instalada a las afueras del casco urbano, que será retirada cuando entre en funcionamiento la nueva red de saneamiento. La fecha avanzada por la Consejería de Infraestructuras es junio de 2018, aunque todo dependerá del avance de las obras durante este otoño e invierno. Son plazos que confirmó Manuel Gutiérrez. «Ha sido un esfuerzo muy grande por preservar los valores ambientales de la ría, la calidad ambiental del agua, las zonas de marisquero y el valor turístico», aseguró Gutiérrez. La inversión total rondará los 12 millones de euros.

El proyecto del saneamiento integral de la ría se dividió en dos fases, además de la parte relativa al levantamiento de la depuradora. La primera, ya concluida, consistió en la construcción de los colectores de saneamiento para recoger los vertidos urbanos de Castropol y una parte de Figueras, además de los núcleos de Aldeanova, Granda, Villagomil y Villadevelle. La actuación costó 4.346.199 euros. La segunda fase, todavía en marcha, consiste en la construcción de los colectores para la otra parte restante de Figueras, el polígono de Barres y alguna otra localidad como Brul o La Linera. El presupuesto de esta fase es de 3.554.603 euros. Irá entrando en servicio a medida que finalicen las obras, estando prevista la conexión en enero de la zona del área industrial de Barres y para junio Vegadeo. Cuando las aguas de los veigueños lleguen directamente a la depuradora se podrá decir que el proyecto ha sido ejecutado en su totalidad