La hermosa Virgen de David Catá y un cielo con perseidas para la iglesia de Vieiro

El joven y premiado artista viveirense humaniza y da vida a la cúpula del templo

Una hermosa Virgen de David Catá para la Iglesia de Vieiro

viveiro / la voz

Con absoluto mutismo ha llevado durante el último año y medio David Catá una obra que desde ya hace única la iglesia viveirense de San Cibrao de Vieiro. El desgastado techo de madera de su altar, con una superficie de unos 50 metros cuadrados, luce ahora una impactante pintura del artista, protagonizada por la coronación de una Virgen María que hipnotiza con su mirada, y acompañada del Espíritu Santo en forma de paloma, dos ángeles y una mano de Dios que se extiende para salvar a los desesperados. Todo ello bajo la inmesidad del universo, que culmina con dos inscripciones en latín: «Gloria de Dios y Bienaventurada Virgen María» y «Hermosa como la luna».

Solo el montaje de de las 18 tablas que componen esta creación en el techo, con andamios, llevó un mes y medio al artista, que contó con la colaboración de varias personas en este proceso, entre ellas su padre, el músico Juan Cabalar y Antonio Picos.

Fue hace un año y medio cuando se inició este proyecto, al ponerse el párroco de Vieiro, Don Luis, en contacto con Catá. Muy poco tardó el multidisciplinar creador en dar forma a un boceto cuya puesta en práctica sufragó el filántropo vieirense Antonio Abril Abadín, quien ha seguido el ejemplo de su abuelo, Vicente Abadín, un indiano que hizo fortuna a principios del Siglo XX y comenzó a hacer obras a beneficio de varias parroquias viveirenses, especialmente Vieiro y Galdo.

Un templo único

El propio Catá reconocía ayer que no tiene constancia de que existan otra creaciones recientes similares en iglesias que todavía se usan como tal. Así, el templo construído en 1901 en O Santo es ya único y especial. Al encanto de su planta de cruz latina con nave rectangular, capilla mayor y laterales, que sustituyó a una anterior del Siglo XVI, se une ahora esta obra única en el techo del altar.

Inauguración

El artista viveirense adelantó además que a finales del presente mes o principios de octubre espera realizar una inauguración oficial por todo lo alto de esta pintura en la que participará el Conservatorio Profesional de Música de Viveiro.

Así describió ayer David Catá la obra: «Es un gran cielo dividido en tres partes, protagonizado por la Virgen María en el momento de su coronación; en cuerpo y alma sube a los cielos y allí es coronada. Sobre ella, el Espíritu Santo en forma de paloma. La Virgen mira al frente fijamente llena de paz, tranquilidad, satisfacción y pureza. Una mirada limpia que busca conectar con el espectador sea cuál sea el punto desde el que se observe. Su mano se encuentra posada sobre el pecho en la zona del corazón y que mueve la piedad, mientras que su mano izquierda está extendida hacia abajo ofreciendo su ayuda. En escena se encuentran dos ángeles embelesados por lo que sucede.

En la parte inferior está representada la salvación, con manos desesperadas extendidas al cielo, del que sale de forma esperanzada la mano de Dios, que se extiende hasta casi tocar una de esas manos.

En la parte superior esrtá representada la inmensidad del universo en un cielo estrellado sobre el cual se pueden leer las inscripciones «A. M. D. G. AC B. V. M.» (Gloria de Dios y Bienaventurada Virgen María) y «PULCHRA UT LUNA» (Hermosa como la luna)».

Votación
15 votos
Comentarios

La hermosa Virgen de David Catá y un cielo con perseidas para la iglesia de Vieiro