Agua potable y alcantarillado, garantes de la salud


En noviembre de 1989 se hace público el Reglamento de Sanidad para España. Aquello se considera como una auténtica revolución para los servicios que se garantizan, exigen y ofertan a los ciudadanos para mejor proveer la respuesta a las

exigencias en la vida moderna de los pueblos cultos. Es el cumplimiento del Reino de España con los compromisos del Congreso Sanitario de Venecia.

Dados los movimientos de pasajeros y mercancías por vía marítima, se regula en

funciones y plantillas los Lazaretos -Oza; San Simón; La Pedrosa; Mahón y Gando- Se

jerarquizan y dotan las denominadas Estaciones Sanitarias, con especial incidencia en las existentes en los puertos de La Coruña y Vigo, pero también la de Villagarcía

de Arosa. En Galicia quedan constituidos los Distritos Sanitarios. El de La Coruña conformado por: Puebla del Deán, Riveira, Puente Cesures, Padrón, Noya, Muros, Corcubión, Camariñas, Puentedeume, Betanzos y Ferrol. El de Gijón, acoge los puertos gallegos de: Vivero, Puebla de San Ciprián y Ribadeo, amén de los asturianos.

Se llama la atención sobre la vigilancia sanitaria para Cólera, Fiebre Amarilla y Peste

Bubónica, así como: Viruela, Escarlatina, Difteria y Tifus. Se recomienda una muy especial vigilancia tanto para la higiene de los puertos como para la inspección de los

barcos anclados en tales, los llevarán a cabo funcionarios expertos que lo sean por oposición y con el correspondiente título sobre la materia.

Las gestiones de José López González

Hasta 1967, la parroquia de Santa María de Lieiro no dispone de agua potable de la traída, y es gracias a las gestiones de José López González, en ese momento presidente de la Cofradía de pescadores de San Ciprián y antes teniente Alcalde de Cervo, como se alcanza tal servicio.

En 1980 y tras una serie de casos de diarreas, con el asesoramiento del doctor Mosquera Ferrando; se comprueba que las viviendas del polígono de Rio Cobo vierten sus aguas fecales directamente a la mar, que las corrientes depositan sobre las playas con la correspondiente contaminación orgánica de aguas para el baño durante el que siempre hay ingesta involuntaria. En octubre de ese mismo año se informa que habiendo un proyecto de 1979- las cuestiones importantes en esta Galicia siempre se eternizan- que realiza Julio Peña Rial de la Conferencia Hidrográfica de Lugo, se hacen obras para adecuar las infraestructuras sanitarias al crecimiento poblacional, pero que se comete un error; el pozo de registro del alcantarillado no tiene altura para vencer la pleamar, por lo que deberá dotarse al colector de una tubería de presión evitando el atasco. Todavía en agosto de 1981 la asociación de vecinos de San Ciprián exige al gobernador civil de Lugo que suspenda el vertido de residuos de la alcantarilla procedente de Río Cobo a la ría.

Aguas de playas, pozos y fuentes

Con todo lo expuesto se pretende explicitar que agua potable salubre y alcantarillado, son las dos infraestructuras más importantes para garantizar la salud pública de una comunidad. Tales dotaciones deben ser revisadas de forma continua, así como agua de playas, pozos y fuentes, evitando las denominadas Gastroenteritis por aguas contaminadas.

Precisamente, cuestiones de esta índole fueron los primeros avances de salud pública en el urbanismo del mundo antiguo y causa de epidemias en la Edad Media.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Agua potable y alcantarillado, garantes de la salud