Las carnicerías y los manjares del cerdo, otro de los reclamos turísticos

Negocios mariñanos atienden cada vez más pedidos de turistas interesados en llenar la despensa con carne gallega

s. gil m.c.
Viveiro / La voz

Todos conocemos los motivos por los que los turistas visitan A Mariña en verano. Unos vienen buscando tranquilidad; otros, disfrutar de parajes naturales y de un clima suave y tampoco faltan los que se acercan a la comarca por la oferta gastronómica y de ocio. En este grupo podríamos incluir a aquellos que cuando regresan a sus ciudades o pueblos de origen lo hacen cargando sus maletas de envasados de carne de ternera, de cerdo o incluso de cordero. Priman la calidad. Muchos de ellos no dudan en llenar sus despensas de carne gallega y varias carnicerías y criaderos de A Mariña son los que les preparan y envasan al vacío los productos cárnicos.

Carnicería Mariño (Viveiro), Sexto (Ribadeo) Salai Campo (Foz) o Dayanpri (Burela) son algunos establecimientos que preparan y envasan ternera y cerdo para los turistas que frecuentan la comarca. Sus gerentes explican que la demanda de estos productos es habitual, destacando que los compradores son normalmente turistas que pasan en la zona varios días y que no están dispuestos a renunciar a una carne de primera calidad «que non ten comparación coa que se vende noutras cidades».

Lo que más triunfa es la ternera, pero el cerdo no se queda atrás. El pollo, incluso, «tiene un sabor diferente aquí, según comentan los veraneantes». Y es que, en lo que a calidad se refiere, no es fácil superar los productos gallegos. A la vista está. Algunos de los dueños de estas carnicerías tienen también sus propios criaderos y los que no, compran la carne en ganaderías próximas o de confianza.

En esta recta final del verano estos negocios registran un impulso notable. Sus titulares destacan que una parte importante de las ventas se registra a mediados de agosto y también a finales de este mes, coincidiendo con las marchas escalonadas de turistas. Se nota que al organizar el maletero hay un lugar siempre reservado: el que llenan con carne de nuestra tierra.

Algunas familias de otras regiones reciben encargos por empresas de mensajería

Muchas familias que suelen pasar su período vacacional en la comarca hacen encargos a carnicerías de la zona fuera de la época estival, principalmente en las fiestas de Navidad o en Semana Santa. Entre los clientes de la carnicería Mariño figuran al menos dos familias de los alrededores de Madrid que ya son habituales. A ellos les envía carne gallega envasada al vacío en las fiestas navideñas. Una de las familias reside en Majadahonda y la otra, en el barrio de Atocha; ambas llevan varios años encargando diferentes productos cárnicos a este negocio viveirense que envía los pedidos por el servicio de paquetería adaptado que ofrecen las empresas de mensajería. Otras carnicerías consultadas contratan a empresas que disponen de vehículos de frío para facer efectivos estos envíos.

Transportar la carne no es fácil ni tampoco barato, ya que la primera preocupación es que viaje en frío y con todas las garantías de conservación. Por eso también existen clientes y establecimientos que exploran otras fórmulas. Los hay que incluso compran unas neveras pequeñas para el maletero del coche, según indican en las carnicerías. De esta forma se aseguran de que las condiciones de transporte durante el viaje son óptimas. Filetes, chorizos, chuletas de cerdo, lacones, jamones... son los productos estrella en los encargos y envíos para fuera de Galicia.

Hay turistas que visitan A Mariña y que gastan hasta 500 euros en esta compra

Muchas carnicerías preparan generosos encargos para que los turistas puedan gozar de la calidad de la carne gallega en sus lugares de origen. Algunos de los viajeros gastan buena parte del presupuesto en esta compra. En la carnicería Salai Campo de Foz no es la primera vez que algún cliente hace un pedido de hasta 500 euros para llevarse chuletas, filetes, costilla y otros manjares para una buena temporada.

Son sobre todo los catalanes y los madrileños los que reclaman en abundancia carne gallega. Prácticamente todos los establecimientos mariñanos consultados que atienden este tipo de encargos coinciden en que, a pesar de la diversidad de los clientes que llevan ternera y cerdo gallegos, son los visitantes de Madrid y de Cataluña los que más pedidos tramitan para llevar a casa. Quieren seguir disfrutando de la carne gallega cuando regresan a sus hogares.

«Eu recibo moitos pedidos de turistas de diferentes partes de España, pero os cataláns e os madrileños son os que máis encargos me fan» comenta Carmelo Mariño, propietario de la carnicería Mariño de Viveiro. «Además de grandes encargos de catalanes y madrileños, los andaluces también reclaman mucho la carne gallega», comenta Juan Enrique Suárez, de la carnicería Sexto, en Ribadeo.

Asimismo Adrián Sixto, encargado de la carnicería Hermelino de O Valadouro lo ratifica: «Envasamos moito para Madrid e Barcelona, alí teñen moita querencia pola nosa gastronomía». Coincide con él Eugenio Dayán, de la carnicería Dayanpri de Burela, quien añade: «Ademais dos madrileños, a xente de Castilla tamén valora moito estas carnes, e é habitual que compren grandes cantidades para levar de volta para as súas casas».

En el caso de la carnicería Salai Campo, de Foz, su gerente, Gustavo Campo, amplía la procedencia de los turistas que más aprecian la carne de su establecimiento: «É lóxico que quen leve a carne sexan os veraneantes da zona, e no caso de Foz hai moitos madrileños, cataláns, vascos e asturianos, así que son eles os que máis nos encargan».

Calidad y precio

Pero además de la calidad, también está el precio. Algo que tampoco pasan por alto los turistas. «O solomillo pode chegar a ser entre dez ou quince euros máis caro en Madrid», reconoce Eugenio Dayán.

Los encargos de viajeros madrileños y catalanes son habituales en

estas carnicerías

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las carnicerías y los manjares del cerdo, otro de los reclamos turísticos