SAN CIBRAO / LA VOZ

La Maruxaina volvió a latir con fuerza en San Cibrao. El corazón marinero de la localidad funcionó al ritmo de fiesta continua, primero atrayendo a multitud de seguidores al territorio de la ninfa y vestidos de forma fiel, unos más que otros, a la estética maruxaina, predominando el look bicolor blanco y azul, típico de la vestimenta antigua de los pescadores. Aunque este año se podía apreciar menos afluencia -dicen algunos que al no haber acampada-, la juerga no decayó tampoco anoche, cuando se esperaba el desembarco. Algunas de las personas que estaban en la playa confirmaron que la Guardia Civil les había pedido el DNI.

La silla gigante de la campaña del monumento al marinero en Covas, en la Maruxaina

La campaña ciudadana para levantar un monumento en Covas (Viveiro) a los marineros, impulsada por José Manuel Chaves, conocido por Pupo, dejaba ayer atrás tierras viveirenses para alcanzar las cervenses. Cabe recordar que la iniciativa consiste en la colocación de una silla gigante en la que todos aquellos que compren una rifa a la venta, calzados con grandes zocas, pueden sacarse una foto. «Como hai tanta xente na Maruxaina, tróuxena», señaló Pupo desde allí.

Menos es más

En los últimos años el ambiente de la Maruxaina fue creciendo y creciendo, con sus pros y contras. Ayer era comentario generalizado que se veía «menos» gente que otros años. Quizás, dicen, al no haber acampada. «Pero se está más cómodo», opinaban algunos de los presentes ayer en la fiesta popular cervense.

Votación
2 votos
Comentarios

El corazón más «maruxaino» de San Cibrao volvió a latir con fuerza