Balbino González, un ribadense que espió para el independentismo cubano

Dos ribadenses colaboraron en la lucha por emanciparse del dominio español


Dos ribadenses -Balbino González Pasarón (Ribadeo, 1870) y su primo José Antonio González Lanuza (La Habana, 1865)- colaboraron y espiaron para las fuerzas independentistas cubanas en su lucha por emanciparse del dominio español. Cuando llegó la independencia, ambos ocuparon cargos relevantes: presidente de la Audiencia de La Habana y Secretario de Instrucción Pública y Justicia, respectivamente.

Balbino emigró a Cuba con sus padres a los nueve años. Estudió Derecho e ingresó en el Ejército Español en 1895 como teniente auditor de Guerra. Eran años convulsos. Días de ira entre unos cubanos -los mambises- partidarios de la independencia y otros que abogaban por una cierta autonomía respecto de la metrópoli. En ese tiempo, los líderes insurreccionistas Maceo, Martí y Máximo Gómez organizaron una red de información para ayudar al Ejército Libertador. Eran agentes al mando de Perfecto Lacoste -luego alcalde de La Habana- que penetró hasta el despacho mismo de Valeriano Weyler -Capitán General de Cuba- para captar secretos militares de los españoles y obtener armas y pertrechos para las fuerzas cubanas.

Según los historiadores Bryan Gual y Gómez Montano, Lacoste tenía muchos contactos que le brindaron valiosas informaciones. Entre otros, José Bruzón -amigo de Weyler y líder del Partido Autonomista- , Alfredo Martín Morales -director del Diario de la Marina que conocía datos y planes para la isla-, el cura Guillermo G. Arocha -alto cargo en el Obispado de La Habana- y el ribadense González Pasarón, teniente del Ejército. Ese grupo de agentes clandestinos -nunca descubiertos por la policía española- se completaba con una Agencia de Comunicaciones que dirigía el mambí José Pons Naranjo.

Ambos grupos proporcionaban logística e información, apoyaban movimientos, servían de correos y hacían llegar prensa extranjera con noticias sobre la causa cubana. Todo eso permitía que los líderes cubanos tomaran sus decisiones asistidos por una abundante información que suplía la escasez de sus recursos bélicos.

En Pinar del Río, por ejemplo, los españoles fueron derrotados gracias a que los rebeldes conocían de antemano sus movimientos por los planos que la red de espías había sustraído al mando. Ese tipo de acciones desanimaban a los sectores españolistas y hacían ganar adeptos a unos independentistas en auge.

Cuando Cuba se emancipó, su primer presidente, Tomás Estrada Palma, nombró en 1902 a Balbino González Pasarón jefe del despacho de la Secretaría de la Gobernación que ostentaba Eduardo Yero. Y después fue fiscal y presidente de la Audiencia de La Habana. 

La cubana María Miyeres

Se había casado en 1900 con la cubana María Miyeres con la que no tuvo hijos. Él murió el 31 de enero de 1940 y está enterrado con su esposa -fallecida en 1941- en el popular Cementerio de Colón de La Habana.

Su primo negoció con el presidente de los Estados Unidos

La posición a favor de los independentistas cubanos de González Lanuza fue mucho más clara y directa que la de su primo carnal González Pasarón. En 1896, el fuego secesionista recorría, imparable, la tierra cubana. Para apagarlo, el régimen español incrementó sus acciones militares, concentró a los campesinos en ciudades para evitar su apoyo a los mambises y redobló su vigilancia para desarticular la red de colaboradores creada por el Partido Revolucionario Cubano.

El 3 de octubre de ese año, el contraespionaje español se apuntó un buen tanto: la policía -al mando del gobernador José Porrúa- logró detener al abogado José Antonio González Lanuza que estaba al frente de la Junta Revolucionaria de La Habana.Fue encarcelado en la capital y en Ceuta. En 1898 fue indultado y se trasladó a Nueva York donde continuó apoyando a los sublevados hasta que Cuba logró la independencia. Entonces, regresó a la isla y el 24 de octubre de 1898 participó en la asamblea general del Ejército Revolucionario que tuvo lugar en Camaguey.

En ella fue uno de los cinco miembros de la comisión enviada a Washington para acordar con el presidente de los Estados Unidos, William Mckinley, los términos de colaboración del gobierno americano con el nuevo país y la ayuda económica para el ejército mambí. Los otros comisionados fueron los generales Calixto García, José Miguel Gómez y Manuel Sanguily, el coronel José R. Villalón y el ribadense González Lanuza. En Nueva York se les unió quién luego sería _tras los años iniciales de tutela americana_ el primer presidente de la República de Cuba, Tomás Estrada Palma. Al regreso, el ribadense fue nombrado Secretario de Instrucción Pública y Justicia del gobierno títere americano. Desde ahí reorganizó la enseñanza superior y creó nuevas cátedras y escuelas, como las de Ingenieros o Arquitectos. Fue magistrado de la Audiencia y delegado oficial al Congreso Panamericano de Río en 1906. Presidió el Ateneo y fue fundador de la Academia de Historia de Cuba.

González Lanuza, autor del Código Penal de Cuba

José Antonio González Lanuza era hijo de emigrantes ribadenses. Nació en La Habana en 1865 y falleció a los 52 años en 1917. Se casó con la cubana Carmen Alamilla y tuvo tres hijos: José Antonio, Dulce María y Elena.

Problemas físicos y de movilidad en su juventud le obligaron a centrarse en los estudios y se licenció en Derecho en 1885 con 15 premios extraordinarios.

Fue catedrático y decano de la Facultad de Derecho y su defensa del periodista Juan Gualberto Gómez «que mantenía viva y constante la propaganda separatista», según el Tribunal Supremo español, supuso que sus sólidos argumentos sentasen jurisprudencia y obligasen al Alto Tribunal a declarar lícita la propaganda pacífica del separatismo.

Lanuza es uno de los más grandes penalistas de la historia de Cuba. Su nombre figuró en el frontispicio de la Facultad de Derecho de La Habana y el Estado Cubano concedió largo tiempo la Orden Nacional de Honor y Mérito de Primera clase González Lanuza. Su militancia política arrancó como dirigente estudiantil en la Universidad. Fue senador y presidente de la Cámara de Representantes durante dos períodos en los que fue autor del primer proyecto de Código Penal de Cuba, 15 proyectos de Ley y varios libros sobre aspectos jurídicos.

A pesar de su posición a favor de la independencia de Cuba y en contra del dominio español, nunca perdió contacto con la colonia emigrante. Participó en la sociedad Aires da Miña Terra y -según dice en sus memorias Justo Taladrid, presidente de Vivero y su Comarca- tanto él como su primo Balbino González hicieron favores a personas y próceres gallegos en la isla.

martinfvizoso@gmail.com

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Balbino González, un ribadense que espió para el independentismo cubano