Decenas de pecios y cañones de galeones, en permanente riesgo de expolio y deterioro

j.a.q. RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

Ribadeo será sede de una jornada para informar a los submarinistas de cómo actuar ante un hallazgo arqueológico

31 mar 2017 . Actualizado a las 10:16 h.

La fragata Magdalena y el bergantín Palomo en la ría de Viveiro o el galeón hundido en la ría de Ribadeo son solo la punta de iceberg del espectacular patrimonio histórico sumergido existente en A Mariña lucense.

Periódicamente, grupos de submarinistas dan cuenta de hallazgos. Pero queda mucho por descubrir. Basta recordar el éxito con el que se saldó la campaña llevada a cabo en 2011 por la Consellería de Cultura y Turismo de prospecciones arqueológicas en las rías de Viveiro y Ribadeo, para elaborar una carta arqueológica subacuática de la costa mariñana. Diez inmersiones y cuatro jornadas de prospección geofísica sobre una superficie de 600 hectáreas dieron para documentar tres pecios en la ría ribadense, entre los que destaca un vapor del siglo XIX -del que ya había constancia- y recoger referencias orales de la localización de seis pecios contemporáneos significativos (Liberty, Foral, Carrizo, Calagrán y Sairó) en el exterior de la ría de Viveiro. Además, se realizó una inspección puntual sobre una nave flamenca hundida en el siglo XVI en Morás, en Xove (descubierta en 2008) «cun resultado excepcionalmente positivo», dijo entonces la Xunta.

Aquel trabajo sirvió, ya en 2011, para confirmar el expolio del navío Magdalena y el enterramiento de sus restos. En esa campaña se recuperaron más de 300 piezas, restos y objetos, en su mayoría en la zona de Ribadeo, desde ánforas a una pistola en perfecto estado. A finales de ese mismo año, 2011, se descubría casualmente con el dragado del canal de acceso al muelle comercial de Ribadeo el que esté considerado como el galeón mejor conservado del mundo.