La prohibición de plantar eucalipto podría afectar a tierras de A Mariña

salvador serantes VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

De momento puede seguirse cultivando en los terrenos donde ya lo hay ahora

19 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Un decreto con el que la Xunta quiere regular las repoblaciones de eucalipto prohibiría cultivarlo en veintinueve municipios del sur de la provincia. Según el mariñano Ramón Reimunde, presidente de Promagal, la Federación de Produtores de Madeira de Galiza, esa normativa «tamén lle afecta ao eucalipto da Mariña e Ortegal» porque prevé medidas para distintas subespecies del eucalytus, con lo cual las plantaciones se decidirían en función «dos distritos forestais e os seus modelos silvícolas de carácter ‘orientativo’». De momento, aclara Ramón Reimunde, en la comarca «pódese plantar eucalipto onde xa o había».

Reimunde participó anteayer en la reunión del Consello Forestal de Galicia. Desde Promagal solicitaron a la Xunta que no publique el decreto del eucalipto. Después de tres horas de debate, esa norma autonómica «ficou como estaba, esperando por un estudo máis profundo e acorde co Plan Forestal de Galicia».

«Impediría generar rentas»

Tras ese encuentro en Santiago, diez organizaciones que se definen como «la cadena de valor de la madera» expresaron públicamente su unánime oposición al decreto del eucalipto. Entre otras razones, porque «la actual legislación forestal ya establece unas claras limitaciones a la expansión del cultivo del eucalipto en Galicia», hasta el punto de que, según dicen, «una ‘eucaliptización de Galicia’ no es posible» puesto que los montes donde se podría plantar serían un «porcentaje muy limitado de la superficie forestal gallega».

Sostienen que de cumplir la norma actual «no sería posible plantar nuevos eucaliptos en los espacios naturales protegidos por la Red Natura, ni en las tierras agrarias, ni en las superficies forestales ocupadas por frondosas caducifolias autóctonas».

La autodenominada «cadena de valor de la madera» considera que el decreto del eucalipto «no añade protección adicional ni a los espacios naturales protegidos, ni a las masas de frondosas existentes, ni a las tierras agrarias de los ayuntamientos a los que afectaría». Argumentan que la restricción para el eucalipto que plantea la Xunta «sí impediría a vecinos el cultivo forestal de una especie que, debidamente ordenada y gestionada de forma sostenible, tiene el potencial de generar rentas económicas a los propietarios» de montes.

En opinión de asociaciones de propietarios forestales, de empresas de servicios de ese sector y de la industria, la regulación de las plantaciones de eucalipto requiere medidas complementarias «indispensables». Apuntan que equilibrar el desarrollo del monte gallego pasa por ofrecer «incentivos para la gestión sostenible de las masas frondosas caducifolias, así como otras propuestas adicionales que permitan que las masas de coníferas sigan siendo atractivas y rentables para los propietarios forestales».

Una hucha rápida

Una mirada a casi cualquier monte confirma el «exceso» de eucalipto en A Mariña. ¿Por qué? Los dueños lo explican como nadie. Son árboles que crecen rápido y no requieren demasiada atención. Lo segundo cuenta porque evita gastos y lo primero porque en unos quince años el eucalipto ya suele dar dinero. Plantan tanto porque es una hucha rápida para miles de familias.

Reimunde atribuye el «exceso» de esa especie en la zona a que se indujo al monocultivo

Días atrás, en declaraciones a este diario, el presidente de Promagal alertaba «do exceso de eucalipto que hai na Mariña e o Ortegal», lo que atribuye a que los productores «foron inducidos ao monocultivo, en vez de diversificar as plantacións con piñeiro, frondosas, plantas de alto valor...». En todo caso, Ramón Reimunde subrayaba que, como presidente de una federación que aglutina a 25 asociaciones de propietarios forestales de A Mariña y del norte de la provincia coruñesa, su misión es «defender os intereses dos pequenos propietarios (...), pero a Administración non escoita ao sector»,