Madrugada fría y trágica en la ría de Foz con la pleamar

Un vecino, José Prieto Díaz, de 45 años, falleció tras precipitarse con su coche al mar en la zona portuaria


FOZ / LA VOZ

A primera hora trascendía ayer el fallecimiento de José Prieto Díaz, de 45 años, tras precipitarse con su vehículo al mar en la zona portuaria de Foz. Agentes de la Guardia Civil tuvieron conocimiento del suceso de madrugada, a través de una llamada telefónica. A medida que bajaba la marea los brillos del vehículo, que estaba sumergido, llamaban la atención desde tierra. Pasadas las seis de la madrugada la Guardia Civil alertaba al 112, que informó a los bomberos de Barreiros, al GES de Cervo, a Protección Civil y a Portos de Galicia.

Los bomberos se adentraron en la ría con el objetivo inicial de confirmar que había un cuerpo dentro del coche. Ayudaron a trasladar hasta ese punto a personal sanitario, que certificó que el varón y único ocupante del vehículo estaba fallecido. Su cuerpo no presentaba signo alguno de violencia. Tras recibir la autorización judicial a través de la Guardia Civil, los bomberos procedieron a retirar el cadáver del interior del vehículo, un BMW de color rojo con placas LU-7337-S, que sufrió desperfectos principalmente en la parte frontal. Fuentes consultadas confirmaron que en el punto donde cayó el vehículo, el agua puede alcanzar los dos metros en pleamar.

Trasladaron el cuerpo a la explanada portuaria, en las inmediaciones del parque infantil de tráfico, y fue entonces cuando comenzó el operativo para retirar el coche de la ría. Para ello, usaron sus vehículos y también un camión-grúa que gestionó el Concello. En tierra se apreciaba que el vehículo estaba empapado, que había sido cubierto por el agua. Sobre las 8.30 horas se procedió al levantamiento del cadáver, el forense confirmó que la muerte fue por ahogamiento y fue trasladado al HULA para serle practicada la autopsia. Se encarga del procedimiento el Juzgado número 1 de Viveiro. El turismo siniestrado fue retirado a una nave propiedad municipal, ubicada a pocos metros del lugar.

Con negocio

La noticia del suceso corrió como la pólvora en la villa. El fallecido, aunque natural de Cospeito, era una persona conocida en la localidad focense donde realizaba desde hace años trabajos de fotografía, una profesión que compaginaba también en la capital de la provincia y en la comarca chairega. Había participado en alguna feria local para promocionar su negocio y, según confirmaron diferentes fuentes, tenía en la villa, concretamente en la Avenida de Lugo, un piso donde atendía a sus clientes.

Votación
4 votos
Comentarios

Madrugada fría y trágica en la ría de Foz con la pleamar