El muelle comercial de Burela vuelve a mover madera tras casi 2 años inactivo

En la explanada se apila eucalipto de montes mariñanos con destino al País Vasco


/ la voz

La explanada del puerto comercial de Burela cobra vida estos días con las descargas de madera de eucalipto. Este movimiento no pasa desapercibido, sobre todo porque en el muelle apenas se registraba actividad desde hacía casi dos años. Las instalaciones de Burela pasaron de cien a cero en cuestión de meses. Tras años consecutivos en claro ascenso, en el 2013 se convirtió en un puerto de referencia en el que se movieron 259.000 toneladas de madera. A partir de ese año, la caída fue en picado. En todo el 2015 no hubo flete de madera y desde noviembre del 2014 solo se cargó medio barco de caolín.

La madera ahora apilada en el puerto mariñano procede de montes de diferentes concellos mariñanos y, en parte, de diversas agrupaciones forestales, según confirmaron ayer representantes de Promagal. Diversas fuentes confirmaron que la madera tendría como destino final la papelera de Zicuñaga, en Hernani (País Vasco). Desde Promagal señalaron que la gestión corre a cargo de la empresa portuguesa BSL, del exportador Xosé Estima Reis.

Un barco en Cariño

Hace unos dos meses, la misma empresa reanudó la exportación a través del puerto de Cariño, donde tampoco se movía madera desde finales del 2014. A diferencia de Burela, donde no trascendió la fecha en que un barco llegará para cargar, del muelle cariñés ya partió un buque y está previsto que otros tres salgan antes de que concluya el año.

Los productores, que buscan mejores precios, valoran con cautela este paso

El incipiente movimiento de eucalipto que regresa a la dársena burelense es valorado con cautela por productores forestales mariñanos que se quejan de la caída de precios en los dos últimos años, principalmente -apuntan- desde que dejaron de operar en la zona las firmas lusas Portucel y Celvi, que exportaban la madera desde los muelles.

La misma sensación se comparte entre productores de Ortegal y Ferrolterra tras las últimas cargas en el puerto de Cariño: «Volvería a tener un competidor Ence y se podría abrir otro mercado, a pequeña escala, eso sí (...), pero importante para dar salida a especies denostadas por la fábrica [Ence], como el eucalipto nítens, y quién sabe si el día de mañana puede ofrecer un precio competitivo para el globulus», apuntaba en semanas pasadas Óscar Piñón, secretario de Promagal, presidente de la asociación de productores de Ortigueira (Promaorti) y empresario, a la corresponsal de La Voz en la comarca ortegana, Ana F. Cuba.

Un puerto recién ampliado y que en breve estrenará acceso

Cuatro años después de concluir la obra de ampliación del muelle de Burela, la actividad comercial empezó a decaer. La Administración invirtió alrededor de ocho millones en ampliar las instalaciones (y también en mejoras para operaciones pesqueras) en más de 14.000 metros cuadrados. Entre los objetivos, ganar suelo y calado para permitir el atraque de buques de mayor porte.

Como en otros puertos mariñanos, las cargas de eucalipto en Burela desputaron en el 2009 y siguieron creciendo en el 2010, ejercicio en el que Portos de Galicia contabilizó solo en Burela 55.164 toneladas. En el 2011, la cifra se duplicó: 115.485. Al mismo ritmo que se talaba en los montes mariñanos y de Ortegal, seguían creciendo las pilas de madera que se acumulaban en la zona portuaria burelense. En el 2013 el de Burela se situó entre los principales puertos, con 259.000 toneladas. Fue el tope. El balance del 2014 -197.000- permitió intuir la caída. En el 2015 ya no hubo flete de eucalipto y solo partió un buque de caolín con bandera de Gibraltar. Ni siquiera salió al completo, ya que tuvo que completar la carga en Corcubión, según confirmó el práctico.

Sin caolín

Y si la madera fue un puntal para la actividad comercial en el muelle burelense, el protagonista fue durante décadas el caolín. Pero con el cierre de Área Minera del Atlánticos S.L. (antes Ecesa) se redujo notablemente la actividad en el puerto. A finales del 2014 salió el último barco completo de caolín desde Burela. Ese mismo año, diez buques habían cargado toneladas de esta arcilla blanca.

Desde el Concello trasladaron en varias ocasiones a representantes de Portos de Galicia la preocupación ante la falta de actividad instando al organismo a adoptar alguna fórmula que permitiera reactivar unas instalaciones con un gran potencial. E incluso le trasladaron el interés de firmas por asentarse en la zona de O Berbés. Esta petición cobra actualmente más sentido ante la próxima apertura del acceso directo al puerto de Burela, una obra que acumuló años de retraso y que la empresa Copasa comenzó a ejecutar en noviembre del 2014.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El muelle comercial de Burela vuelve a mover madera tras casi 2 años inactivo