Bonito del norte, de Burela y de Celeiro


viveiro / la voz

Príncipe Azul. Así llamaron al bonito del norte capturado artesanalmente en una campaña promocional impulsada por el sector pesquero de A Mariñade Lugo. Por Thunnus Alalunga lo identifican los científicos y por atún blanco se conoce a la especie. Comparte con el atún rojo el estrellato entre los túnidos, grandes migradores. Los de su especie nacen en las Sargazos, al año se van al entorno de Madeira, Azores y Canarias y, tras el invierno, al final de su segunda primavera nadan Atlántico arriba, hasta el Golfo de Vizcaya. De junio a octubre, pesqueros españoles zarpan en su búsqueda, lo siguen y lo tientan con señuelos de colores. Pican uno a uno, en anzuelos apropiados para ejemplares que pesan unos ocho kilos de media. Frescos y refrigerados, al poco tiempo llegan a lonjas como Burela y Celeiro. Juntas, en lo que va de siglo, han vendido ocho de cada diez bonitos del norte subastados en las lonjas gallegas.

De siempre, Burela es la capital gallega del Thunnus Alalunga, el principal mercado, con seis de cada diez bonitos que se subastan en Galicia. Casi 7 millones de euros y casi 1,6 de millones de kilos movió Burela durante la campaña bonitera del 2015. Al lado, en Celeiro, se facturó algo más de un millón de euros por la venta de 287.000 kilos de bonito del norte.

Pescado azul de temporada, solo puede consumirse fresco de junio a octubre. El bonito del norte seduce paladares, por su textura, por su sabor y por todo lo que lo cuidan marineros y comercializadores, para que llegue a las mesas con todo lo que lo distingue. Es diferente a otras especies de túnidos y al mismo bonito del norte que capturan franceses e irlandeses con redes pelágicas. Esa pesca industrial merma la calidad del bonito, que gana presencia y prestancia si se coge como siempre, al curricán, con anzuelo, uno a uno, y del mar a las neveras del barco.

Desde Celeiro y, sobre todo, desde Burela, la capital gallega del bonito del norte y uno de los referentes europeos, ponen el acento en las cualidades del bonito que redistribuyen desde sus lonjas por toda España. Y recalcan que brilla por sus cualidades alimentarias. Al vapor, 100 gramos tiene 4,7 de grasa, 30 de proteínas y 64 de agua. Cardiosaludable, aporta vitaminas y minerales, y 164 calorías por cada 100 gramos.

Uno a uno, con anzuelo, se pesca el bonito del norte. FOTO

La Consellería do Mar aporta las etiquetas verdes que distinguen al bonito que sale de Galicia. FOTO

Cada bonito va del mar a la nevera del barco. FOTO

En las lonjas también miman el bonito. FOTO

El bonito puede comprarse entero o troceado. FOTO

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bonito del norte, de Burela y de Celeiro