La obtención de pastos, móvil de los incendios en el Occidente asturiano

«Espero que los culpables paguen por ello», manifiesta la alcaldesa de El Franco


La hipótesis más manida para hablar del origen intencionado de incendios forestales: la pretensión de crear zonas de pastos, vuelve a barajarse en el caso de los fuegos que a finales del año pasado arrasaron miles de hectáreas en Asturias y, singularmente, en el Occidente asturiano. Lo apuntaba días atrás La Voz de Asturias, cuando desvelaba que en el marco de la Operación Cortafuegos, la Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a 15 supuestos autores de la grave oleada de incendios del mes de diciembre que devastaron más de 9.000 hectáreas en Asturias. En la mayoría de los casos los presuntos autores son vecinos y ganaderos de los concejos afectados, que utilizaron el fuego para la obtención de pastos. En el caso del incendio de Boal ?investigación que llevó a cabo el Seprona de Vegadeo?, la causa se pudo deber a un conflicto por la titularidad de un monte y el aprovechamiento maderero, indicaba en su crónica Juan M. Arribas.

Ayer la alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez, manifestó al respecto: « Espero que los culpables de esos incendios sean identificados y que paguen por el daño que han causado».

«Han sido cerca de 3000 hectáreas quemadas, una verdadera tragedia. Es algo que no podemos dejar pasar. Esas condenas serían ejemplares para que la gente sepa que quien hace algo parecido no queda sin pena», añadió.

Las investigaciones de la Guardia Civil dieron sus frutos, a pesar de la dificultad que siempre entraña esclarecer la autoría de los incendios forestales. Pero en este caso, la Guardia Civil sí logró esclarecer la autoría de incendios en Torayo, Carriles y Villarmou (Tineo); Cuevas y Felechosa (Aller); Quejo (Las Regueras), y La Cuitada (Cangas del Narcea). Los autores, al parecer, serían vecinos de estos concejos, que de forma imprudente habrían prendido fuego para crear pastos, en la mayoría de los casos.

Otras investigaciones, de momento se han saldado sin detenciones. Son las de los incendios de Las Carangas (Santo Adriano); Parteayer (Morcín); Miravalles y Combo (Cangas del Narcea); y Fuxou (Yermes y Tameza).

Atribuir a ganaderos la supuesta autoría de incendios siempre genera intensos debates, que de nuevo han vuelto a darse en las redes sociales, entre quienes los apuntan como culpables y quienes los defienden como los únicos que cuidan el territorio rural.

2.500 hectáreas

Los efectos de los incendios forestales del mes de diciembre en el Occidente de Asturias siguen muy presentes y visibles, tras iniciarse en Boal y propagarse con los fuertes vientos hasta la costa, devastando a su paso unas 2.500 hectáreas, destruyendo varios inmuebles y llegando a las puertas de localidades como La Caridad y Viavélez, obligando incluso a evacuar núcleos de población.

Finalizada la denominada Operación Cortafuegos, en los meses de abril, mayo y junio el Seprona de la Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo, continuó con la investigación de otros incendios del pasado diciembre e incluso de meses previos del año 2015, que habían sido objeto de informes técnicos de causas por las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales.

Plan de prevención

Paralelamente y desde el día 1 de junio y hasta el de septiembre, la Guardia Civil ha puesto en marcha una orden de servicios específica para la prevención y actuación en incendios forestales, que se corresponde como en años anteriores con la campaña de verano, intensificándose los servicios de las diferentes Unidades del Cuerpo para la prevención, actuación en su caso y posterior investigación de los incendios forestales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La obtención de pastos, móvil de los incendios en el Occidente asturiano