La velutina anida en una obra del escultor Caxigueiro, en San Martiño

El artista admite que "estéticamente non está mal"


La avispa asiática ha elegido una escultura del artista mariñano Daniel Río, Caxigueiro, para construir uno de sus típicos nidos. En este caso, lo están elaborando dentro de una creación que el artista tiene instalada en la finca que rodea su taller, Espazo Caritel, un jardín botánico en el que arte y vegetación conviven en armonía y que ya está abierto al público desde principios de mes.

Si lo visitan seguramente se sorprenderán de toparse con el nido integrado en la creación. Caxigueiro admite que «estéticamente non está mal» y que «está moi ben vela traballar, como se afana» en construirlo.

La presencia del avispero le suscita dudas: «Non sei que facer. Cando apareceu, hai uns quince días boteilles auga coa manguera a ver si se iban, pero enseguida reconstruíron todo. Desfíxeno bastante, pero estivo currando e púxoo ben. É unha pena quitalo, afirma. Sin embargo la historia tiene la parte negativa y es que ha visto cómo se lanzan al abdomen de las avejas de los vecinos y las matan. Teme también que ataquen a alguna persona, sobre todo niños. El nido está situado a una baja altura y teme que puedan ir a tocarlo o se acerquen, además, la escultura elegida, una pieza de arcilla refractaria que creó hacia 1993 y pertenece a la serie Europa terapia puntual, es fácilmente accesible, tanto por la altura como por estar cerca de la entrada de su taller y a poca distancia de la basílica de San Martiño.

Mientras se decide, la obra de Caxigueiro viaja estos días hacia la muestra colectiva de cerámica del Museo Nacional de Valencia y a otra exposición en Lugo.

inma eiroá

foz / la voz

Sale a la venta el protector de colmenas inventado por un viveirense

El dispositivo protector de colmenas inventado por el viveirense José María Vázquez, una de las personas que más ha combatido a la avispa asiática, está a punto de salir a la calle.

El artilugio, que se coloca en la parte frontal de las colmenas, impidiendo el acceso de la velutina, aunque sí permite el paso de las avejas, puede ya encargarse a la firma Clavimar (tfno 986 339 709) que se encarga de su fabricación. Hay dos tamaños, que cuestan 65 y 70 euros por unidad y cada una sirve para proteger a dos colmenas.

Vázquez aconseja pedir ya los dispositivos para poder colocarlos a partir de mediados de julio y adoptar las medidas habituales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

La velutina anida en una obra del escultor Caxigueiro, en San Martiño