Viveiro vuelve a ser el epicentro de la Semana Santa en la comarca

Miles de personas siguieron el discurrir de las procesiones por el casco histórico

Tradición y leyenda se dieron cita de nuevo ayer con el paso de La Cena en su anual desfile por las calles del casco de Viveiro.
Tradición y leyenda se dieron cita de nuevo ayer con el paso de La Cena en su anual desfile por las calles del casco de Viveiro.

«Viveiro ya está a tope, en la línea de estos años», constataba el presidente de la Xunta de Confrarías, José Veiga, unas horas antes de que la primera de las grandes procesiones de la Semana Santa viveirense saliera a la calle.

Los viveirenses fueron fieles a la cita con su Semana Mayor, y con ellos varios miles de personas que siguieron los desfiles desde varios puntos del casco histórico. Organizada por la VOT, la procesión de la Última Cena permitió ver de nuevo la obra del imaginero Juan Sarmiento, que en 1908 talló las imágenes a las que dio la cara de marineros de San Cibrao. Con el itinerario tradicional, por la zona interior del casco, salieron también los pasos de La Oración en el Huerto, de la escuela de Gregorio Hernández (s. XVII), El Cristo de la Columna del imaginero Tena (1908); El Cristo de la caña, de Rivas; y la Virgen de los Dolores (1741).

Como todos los años las cofradías miraban al cielo. «Arranca bien», señalaba Veiga. Porque al cierre de esta edición todavía quedaba una larga noche por delante para cofrades y espectadores. «Los chacareros», como así llaman a los cofrades de la Hermandad del Prendimiento, con la colaboración de la Cofradía O Nazareno dos de Fóra, tenían todo a punto para salir desde la Antesala de un museo al filo de las 22.30 horas. Y aún quedaba la madrugada con la procesión de la Misericordia, y esa espectacular imagen del Ecce Homo del siglo XVII entrando en la ciudad a través de la puerta de Carlos V y su estación de penitencia en la plaza de Santa María.

Recogimiento en la basílica de San Martiño, en Foz

El recogimiento marcó la jornada en los actos que organiza la Confraría do Desencravo en la basílica de San Martiño de Mondoñedo, en Foz. Es, señalan desde la organización, que en la ceremonia del traslado al Monumento, «homes e mulleres de forma paritaria» llevan las varas del palio.

Los actos religiosos centrados en la última cena, tuvieron como preámbulo el día anterior el oficio de Tebras, que se recuperó en la basílica en el año 2008, tras más de cincuenta años sin realizarse, y que finalizó con el toque de carracas tradicional.

El paso de la Oración na Horta salió en Burela

Tras la celebración de la última cena, solemnizada por la Coral Polifónica de Burela, los cofrades sacaron a las calles de la localidad la procesión da oración na Horta das Oliveiras, con el paso titular que da nombre al desfile y los de San Andrés y san Juan. Las Banda de Cornetas y Tambores Santo Inocencio de Teixeira de Burela hizo el acompañamiento musical del desfile, en unos actos organizados por la Cofradía do Santísimo Cristo e María Santísima das Dores, y en la que participan la SCR ledicia y la banda de Gaitas Dambara, entre otros.

El Cristo de Medinaceli volvió a salir por las calles de Mondoñedo

Mondoñedo volvió a citarse con la historia y su rica imaginería en los actos celebrados ayer durante el Jueves Santo. Tras los actos religiosos celebrados en la catedral mindoniense a media tarde, por la noche salió a la calle la procesión del Prendimiento. Un desfile en el que se pudieron ver de nuevo recorriendo el espectacular casco histórico los pasos de la Flagelación, el Ecce Homo del siglo XVII y el Cristo de Medinaceli, de siglo XVIII. Como es tradicional siguieron el recorrido desde la iglesia dos Muiños hasta la de la Orden Tercera.

Mondoñedo recibe también estos días un importante número de visitantes que tienen ocasión de recorrer la monumental ciudad, siguiendo su legado histórico o los pasos del universal escritor Álvaro Cunqueiro.

El Coro Miserere acompañó la Procesión dos Pasos en Ribadeo

Los actos litúrgicos centraron el Jueves Santo en Ribadeo, donde salió la Procesión dos Pasos una vez finalizada la misa de la Cea do Señor, cantada por la Coral Polifónica de la localidad., y que finalizó con el traslado del Santísimo sacramento al Monumento

El desfile procesional recorrió las atestadas calles de la villa ribadense con ocho imágenes: La Oración del huerto, El Beso de Judas, Jesús atado a la columna, Ecce-Homo, La Verónica, Jesús Nazareno, El Calvario y La Dolorosa. Con ellos , el acompañamiento musical del Coro Miserere, un clásico en el Jueves Santo, y el grupo de tambores de la AASS.

Los actos de la Semana Santa de Ribadeo están organizados por la parroquia de Santa María del Campo, Amigos de la Semana Santa y la VOT.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Viveiro vuelve a ser el epicentro de la Semana Santa en la comarca