El tirón y dinamismo del comercio de Ribadeo hace que los chollos escaseen

José Francisco Alonso Quelle
JOSÉ ALONSO RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

<span lang= es-es >Dos céntricas discotecas cerradas</span>. En la Avenida de Galicia y en la calle Vilalba -en la imagen-, dos antiguas discotecas se alquilan desde hace años.
Dos céntricas discotecas cerradas. En la Avenida de Galicia y en la calle Vilalba -en la imagen-, dos antiguas discotecas se alquilan desde hace años.

En las principales arterias comerciales los alquileres se mantiene casi estables

21 feb 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«¿Si bajaron los precios? Pues... yo diría que en las calles principales se mantienen, porque siempre hay gente interesada en cogerlos. Yo puse el cartel el miércoles y en dos días me han llamado tres personas. Chollos hay pocos, porque si un comercio cierra, al poco tiempo abre otro. Ribadeo es un pueblo comercial y eso mueve todo». Así se pronuncia el propietario de tres bajos comerciales en una de las principales arterias de Ribadeo. Dos los tiene alquilados, uno de ellos a una franquicia: «Hay negocios que funcionan bien y puedes hacer un contrato de larga duración. Los pequeños tienen más dificultades, y abre y cierran».

En la galería comercial que une la calle Reinante (peatonal) con la de San Francisco (peatonal), que aboca al parque y a la iglesia parroquial y es uno de los lugares con constante tránsito de gente, hay varios locales en alquiler. Dos de ellos dan a la calle San Francisco, en ambas esquinas de la galería. En uno a finales de enero cerró una tienda de complementos y artículos infantiles. Son 86 metros cuadrados, con 22 de escaparate con doble cristal. Tiene un servicio y preinstalación de aire acondicionado. El propietario pide 920 euros al mes, IVA incluido. Hace años, en el bum, llegó a pedir poco más de mil. «Ya hay gente interesada. Con las condiciones que tiene no me parece ni mucho menos un precio elevado. Está en un lugar excepcional y no lo voy a regalar, porque he hecho una inversión muy alta», señala su dueño.

Enfrente, en la otra esquina, cuelga un cartel de «se alquila» aunque en su interior sigue habiendo una tienda de ropa en rebajas. Antes albergó una franquicia de La Chinata. Son 35 metros cuadrados, por los que piden 700 euros al mes. «En dos días me han llamado tres personas preguntando por el local», señala el propietario.