La actividad del muelle comercial de Ribadeo se resiente al paralizarse las cargas de eucalipto

J.A. RIBADEO / LA VOZ

A MARIÑA

FOTO MIGUEL

Promagal decidió ayer buscar nuevos mercados tras concluir los contratos con Ence y Forestal Cando, con lo que se podrían abrir vías a la exportación

27 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El muelle comercial de Mirasol cerrará el año tras el paso de 145 mercantes, 21 menos que en 2014. Esos 21 barcos son exactamente los que acudieron en 2014 a cargar madera de eucalipto al muelle de Ribadeo, mientras que en este 2015 que está a punto de concluir no lo hizo ninguno. Como el puerto comercial de Burela, el de Ribadeo se resiente del cese de operadores de madera, que ha dejado el mercado de eucalipto de A Mariña libre para Ence.

En Mirasol sí se cargó madera, pero fue pino. En concreto, lo hicieron 12 barcos, que zarparon con destino a Francia. Del resto de buques, 105 lo hicieron (aún está pendiente de salir alguno antes de que acabe el año) cargados de pasta de papel de Ence Navia. En 2014 fueron 108, y varios de ellos de 5.200 toneladas, circunstancia que no se ha dado este año, ya que han sido de menos tonelaje. Lo habitual es que cada año, con la factoría de Ence-Navia a plena producción, salgan de Ribadeo unas 400.000 toneladas. Ence convierte así a Mirasol en uno de los principales puertos comerciales de la comunidad. Y en 2015 lo ha vuelto a hacer.

El resto de mercantes salieron de Ribadeo con caolín, con destino a Castellón, y magnesita, para el norte de Europa. Además, descargó alguno con cereales y abono.