Cara a cara del presunto asesino del empresario de Boal y sus familiares

Los hijos de la víctima relataron la dura situación económica en que quedaron


BOAL / LA VOZ

J.O., el jubilado de Boal acusado del asesinato del empresario boalés Álvaro Rodríguez, tuvo ayer que verse cara a cara con los familiares más directos de la víctima. En el juicio que se celebra en Oviedo declararon su mujer y sus dos hijos, que aprovecharon para explicar la cruda realidad económica que tuvieron que atravesar tras el fallecimiento de su padre.

Su mujer afirmó que el acusado había robado en la nave del empresario en varias ocasiones y que su marido había amenazado con denunciarlo si no devolvía lo sustraído, unos nueve mil euros, pero que nunca le amenazó de muerte. Eso es, precisamente, lo que dijo el jubilado acusado cuando lo interrogó la Guardia Civil en febrero de 2011, tras ser detenido en su domicilio en Boal.

Los empleados del empresario también identificaron al acusado en las grabaciones de las cámaras de seguridad, donde se apreciaba que estaba robando dinero.

También estuvo presente en esta segunda sesión del juicio la ex mujer del acusado, que decidió acogerse a su derecho de no declarar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Cara a cara del presunto asesino del empresario de Boal y sus familiares