Las humedades dañan la catedral de Mondoñedo

Afectan a la girola, el crucero, salas góticas del museo y claustro, etcétera


MONDOÑEDO / LA VOZ

La catedral de Mondoñedo necesita urgentemente una actuación para eliminar las humedades que están dañando distintas partes del edificio y que, como explicaba ayer el presidente del cabildo, Pedro Díaz, afectan sobre todo a las pinturas del presbiterio y el centro del crucero, aunque tampoco se libran las salas góticas del museo o los claustros.

Aparte de los daños habituales que la humedad puede crear en cualquier edificio, está afectando a las pinturas que Francisco Terán tiene en el monumento, uno de los más importantes del norte gallego. Desde el Obispado han informado a Patrimonio del problema que están generando estas humedades, de hecho, ya se acercaron a la catedral para examinarla y volverán. Técnicos de la diócesis evaluaron también hace días su alcance. Desde el obispado, como primera medida, quieren tapar las goteras, labor de mantenimiento que no requiere mayor tramitación, pero para quitar las humedades y filtraciones está pendiente de hacer un proyecto de mayor envergadura que, desde el punto de vista económico, acometería la propia diócesis, si está a su alcance. Y una vez resuelto el problema de las humedades, quedaría pendiente la restauración de las pinturas, una labor en la que tendría que tomar medidas Patrimonio, sobre todo, por lo especializado del trabajo. Díaz dice que las pinturas de la nave central llevan tiempo sin limpiarse.

urgen trabajos de mantenimiento

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Las humedades dañan la catedral de Mondoñedo