Ribadeo está en racha, en la buena, si hablamos de promoción de esta localidad mariñana en los medios de comunicación de medio mundo. Primero, en verano, con la playa de As Catedrais y las larguísimas colas que formaron los visitantes para conocer este arenal: fue noticia en todos los medios y ya no digamos en las webs y agencias especializadas en turismo. La playa de As Catedrais figura entre las primeras de España y de Europa. Pero ahora además Ribadeo vuelve a estar en prensa y televisión un día tras otro por un caso insólito, difícil de creer pero sucedió en esta villa nuestra en agosto: el protagonista, ya saben, el «pequeño» Nicolás. El

revuelo que montó su visita haciéndose pasar por amigo personal del rey y embajador de las más altas estancias gubernamentales del país, con varios turismos escoltándole y guardaespaldas a la vez, engañando a todos (también al propio regidor), hará -seguro- historia.

La noticia que en su día -en agosto- publicó La Voz haciéndose eco en una crónica de tan insólita visita, desencadenó días atrás la detención del joven por toda esta supuesta farsa (aunque faltan por

conocer detalles, puede que importantes, de todo su entramado). Evitaré entrar en pormenores de la visita de Nicolás a Ribadeo y con parada incluida en El Asador (Barreiros) porque de ello hemos estado informando a lo largo de los últimos días y La Voz aún sigue el caso en sus páginas. Lo importante es que Ribadeo salió en todas las televisiones con entradas en directo de los enviados especiales en programas de gran audiencia. El propio alcalde apareció en estos programas aprovechando para dar a conocer Ribadeo y ensalzando su enclave de privilegio de modo que todos los espectadores pudieron ver su ría, el náutico y el puerto, así como su casco histórico. Eso sí, cambiando de jersey para un programa y otro (y que me perdone la maldad). El «caso del joven Nicolás» pasará, será cuestión de días, se irá diluyendo en el olvido, pero la imagen de Ribadeo quedará, también su situación en el Cantábrico, puerta norte de Galicia con Asturias. Y As Catedrais. Esto sí es importante, uno de los mejores reclamos para atraer turismo a Ribadeo y A Mariña si se cuida y protege y se ofrecen a la par más alicientes con atractivo a los visitantes.

A Mariña, con infinitas posibilidades

A Mariña, no solo Ribadeo, tiene infinitas posibilidades, está mejor situada que muchas otras comarcas de Galicia y aún con margen importante de crecimiento. Otro día hay que hablar de que aquí en esta franja norte -apenas a 100 kilómetros- tenemos a dos de los complejos más importantes: Alcoa y Ence Navia, planta esta última por la que está apostando fuerte Ence invirtiendo más de 12 millones este año y previsiblemente 16 millones en 2015 para consolidarla como la más importante de Europa. Sin olvidarnos de Vestas. y están los puertos y el turismo, que si sigue creciendo ayudará a ir fortaleciendo poco a poco el sector servicios. Y Viveiro no puede quedar atrás, a pesar del hándicap que supone la falta de comunicaciones rápidas hasta la ciudad del Landro. Mientras Ribadeo y A Mariña Oriental están experimentando cierto crecimiento con la A-8, A Mariña Occidental parece que se esté resintiendo ligeramente o al menos no parece notar ese crecimiento al mismo ritmo.

Pero nadie duda que A Mariña, la costa de Lugo, tiene aún mucho margen de crecimiento, probablemente la que más en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Ribadeo, en los medios gracias a Nicolás y Ás Catedrais