La visita de los reyes dinamizó ayer como nunca el municipio de Boal

Don Felipe, colaborando en «selfies».
Don Felipe, colaborando en «selfies».

BOAL / LA VOZ

Más de un centenar de profesionales procedentes de un buen número de medios de comunicación asistieron ayer en Boal, localidad situada a unos treinta kilómetros de Ribadeo, a la entrega del premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Coches de televisiones, radios y periódicos recorrieron durante todo el día la carretera que une Navia con Boal, situación que se dejó notar en los negocios hosteleros de la zona.

Comer ayer un bocadillo en esta villa fue misión imposible. Para comer un menú del día había que esperar, al menos, una hora.

La visita de los Reyes se dejó notar con intensidad, además de en bares y restaurantes, en muchas pequeñas tiendas. Tarros de miel con la foto de los reyes, navajas conmemorativas del premio o, simplemente, algún producto típico de la zona, fueron buenos regalos para llevarse a casa.

Seguridad

No pasaron desapercibidas las extremas medidas de seguridad que acompañaron a don Felipe y doña Letizia. Minutos antes de las doce del mediodía, y hasta primera hora de la tarde, hablar por teléfono fue un verdadero suplicio por los inhibidores instalados. Ya ni hablar de conexiones de Internet.

Agentes de la Guardia Civil o de la propia seguridad de los reyes tomaron el pueblo, lo que impactó a los vecinos de una localidad poco acostumbrados a semejantes eventos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La visita de los reyes dinamizó ayer como nunca el municipio de Boal