Una baliza señalizará Burela mientras no se haga un faro como el que destruyó el oleaje

El alcalde dice que «será o máis exacto posible» al de 1959, que será retirado


VIVEIRO / LA VOZ

Ni el faro marítimo de Burela resistió el tren de temporales que comenzó en diciembre. Construido en 1959, sucumbió al último, Cristina, que lo destruyó reduciéndolo a una estructura de hormigón partida y desplazada parcialmente de su base. Por seguridad marítima, se instalará una baliza de «5 metros de altura e 0,5 de diámetro». Lo que queda del faro, el tronco, «dunhas 150 toneladas, 4 metros de base e uns 6 de alto», será retirado. Para un futuro queda construir uno nuevo, «o máis exacto posible» al dañado.

González Barcia, alcalde de Burela, ofreció todas esas explicaciones tras visitar ayer el faro de Pena Burela, con técnicos de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao y el capitán marítimo provincial, José Ángel Iglesias. En esa supervisión quería estar la cofradía de pescadores de Burela, «representante lexítima do sector».

Barcia anuncia «celeridade» para retirar el tronco, «seccionándoo ou voándoo», y para montar la baliza sobre la base actual. Dice que al mismo tiempo se hará el proyecto de lo que pretende ser una réplica del faro destruido, símbolo del escudo del Concello de Burela.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una baliza señalizará Burela mientras no se haga un faro como el que destruyó el oleaje