El alcalde de Castropol se niega a bajar el sueldo como dicta la ley

En teoría, debería cobrar unos 10.000 euros brutos menos al año


RIBADEO / LA VOZ

«Mi sueldo no se va a tocar, porque el Ayuntamiento de Castropol está entre las excepciones». Así se pronunció ayer el alcalde castropolense, el socialista José Ángel Pérez, para justificar que en aplicación de la nueva ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local no se baje el sueldo, de los aproximadamente 50.000 euros brutos anuales que cobra, a 40.000, que es lo máximo que le correspondería a un alcalde de un municipio de entre mil y cinco mil habitantes, como es Castropol.

En teoría, las excepciones son para los municipios con las cuentas saneadas. Es, por ejemplo, lo que le ha permitido al alcalde de Xove, Demetrio Salgueiro (PP), mantener su salario. Pero el caso de Castropol es muy diferente al de Xove, ya que desde los grupos de oposición se asegura que el municipio asturiano colindante con Ribadeo es uno de los más endeudados, porcentualmente, de Asturias. A finales del año 2012 su deuda rondaba los dos millones y medio de euros.

En todo caso, esta excepcionalidad solo se mantendrá, como mucho, hasta que concluya el actual mandato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El alcalde de Castropol se niega a bajar el sueldo como dicta la ley